Condenado un hombre a pagar 150 euros por amenazar de muerte en Facebook al responsable de SOS Racismo de Álava

Publicado 21/03/2018 8:59:39CET

BILBAO, 21 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un hombre perteneciente al colectivo "Delinkuentzia Kanpora" (Fuera delincuencia) ha sido condenado por el Juzgado de Instrucción número 2 de Bilbao a pagar 150 euros más las costas procesales por un delito leve de amenazas al responsable de SOS Racismo Araba, Federico García, al que envió mensajes de: 'Estás muerto' o 'Váis a morir'.

"Gora Euskadi askatuta eta gora Abetxuko (Viva Euskadi libre y Viva Abetxuko", afirmaba el condenado en sus mensajes, en alusión al barrio de Vitoria en el que se han vivido episodios conflictivos en torno a la familia Manzanares Cortés, que ocupó un piso en la zona, y vecinos del lugar pidieron su expulsión al considerar que generaba delincuencia.

SOS Racismo ha asegurado que se trata de la primera sentencia condenatoria en Euskadi por amenazas en redes sociales. La denuncia se interpuso ante la Comisaria de la Ertazintza y ante la Fiscalía Provincial de Bizkaia, que entendió que los hechos denunciados eran constitutivos del delito de amenazas y se abrieron diligencias de investigación.

El juicio se celebró el pasado 8 de marzo y el Juzgado condenó al denunciado I.G.G., como autor responsable de un delito leve de amenazas a la pena de 150 euros.

SOS Racismo Araba ha recordado que las amenazas son "consecuencia y provenientes del conflicto sobre la exclusión de la familia Manzanares Cortés, en Abetxuko, cuya continuidad efectiva está asentada en la localidad de Asteguieta, y que, sigue aún en la actualidad siendo fuente de desencuentros, presiones inaceptables y campañas de odio manifiestas".

"LLAMADA DE ATENCIÓN"

Para la ONG, a pesar de que esta sentencia por delito leve de amenazas no sienta jurisprudencia, "sí es una llamada de atención importante, frente a aquellos que se creen impunes cuando lanzan sus mensajes de odio y de estigmatización social a terceros, desde el supuesto anonimato y la clandestinidad en las redes sociales ya públicas".

SOS Racismo y Ongi Etorri valoran la resolución judicial porque "la persona autora de la amenazas, miembro de la Plataforma "Delinkuentzia Kanpora" y vecino de Abetxuko, se creyó invulnerable al amparo de la clandestinidad tras la pantalla de un ordenador".