El Consorcio iniciará a finales de 2018 el tanque de tormentas de Galindo tras sacar a licitación el proyecto

Publicado 02/01/2018 14:38:12CET

El plazo de presentación de ofertas concluye el 9 de marzo y el tanque tendrá finalmente una capacidad de 90.000 m3

BILBAO, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia iniciará a finales de este año la construcción del tanque de tormentas de Galindo, tras sacar a licitación este proyecto con un presupuesto superior a 58 millones (IVA excluido). El tanque tendrá finalmente una capacidad de 90.000 m3, inferior a la proyectada inicialmente, según datos facilitados a Europa Press por esta entidad.

El proyecto salió a licitación a mediados de diciembre y el plazo de presentación de ofertas se extiende hasta el 9 de marzo. La previsión es que se pueda adjudicar en verano.

La construcción del tanque tiene un presupuesto de licitación de 58,1 millones (70,3 millones IVA incluido), que serán financiados por el Consorcio y la Diputación de Bizkaia. En concreto, los presupuestos de la entidad de gestión del agua para 2018 ya incluyen una partida de 9,5 millones a este fin.

El proyecto tendrá un plazo de ejecución de casi cinco años, y supondrá la construcción de una galería subterránea, de algo más de un kilómetro de longitud y diseño similar a un túnel de metro.

CAPACIDAD

El tanque tendrá capacidad de 90.000 m3, siendo el mayor de Euskadi después del tanque de tormentas de Etxebarri, con capacidad para almacenar 75.000 m3 y que está operativo desde 2014. El proyecto inicial estimaba una capacidad de 125.000 m3, pero se ha reducido tras una revisión del mismo de acuerdo a los modelos actuales de pluviometría y los datos reales de los caudales medidos en la EDAR de Galindo. Ello ha permitido, según ha destacado el Consorcio, abaratar la obra.

Este proyecto es una infraestructura subterránea que permitirá optimizar el sistema de saneamiento del Área Metropolitana de Bilbao reduciendo los volúmenes de aguas residuales sin tratar aliviados al estuario del Nervión en tiempo de lluvia, con la consiguiente "mejora medioambiental".

De esta forma y según las previsiones del Consorcio de Aguas, para un año de pluviometría normal el número de alivios en la EDAR de Galindo antes del tratamiento será del orden de 10, "en consonancia con los criterios de los países más avanzados, y con volúmenes sensiblemente menores que en la actualidad".

El Consorcio ha explicado que un tanque de tormentas es un gran depósito subterráneo que tiene la misión de acumular una parte del agua que desbordaría de los colectores con lluvia intensa. En este caso, el de Galindo se construirá a una profundidad de media de 30 metros.

Asimismo, añade que, cuando cesan las lluvias y se normaliza el caudal de entrada a las depuradoras, se incorpora al tratamiento de forma gradual. De esta forma, el tanque de tormentas minimiza la cantidad de aguas sucias que llegan al medioambiente "sin el adecuado tratamiento".

Por ello, el Consorcio cree que el tanque de tormentas de Galindo es una infraestructura "fundamental" para reducir los alivios reiterados a la Ría de Bilbao y para optimizar la propia capacidad de tratamiento de la EDAR de Galindo.

En este sentido, el nuevo tanque servirá como regulador del volumen de agua que llega a la depuradora, permitiendo el tratamiento biológico de volúmenes mayores, todo lo cual contribuirá "a mejorar el estado ecológico del estuario de Bilbao en la línea exigida por la Directiva Marco del Agua".

Este proyecto, cuyas obras podrían empezar en el último trimestre del año, se inició en el año 2004 con unos estudios de viabilidad y eficacia que se desarrollaron con mayor detalle en 2007.

En 2015 se redactó un primer proyecto que se ha modificado de forma sustancial, por ejemplo, en su capacidad, debido a que los estudios iniciales emplearon para el diseño datos obtenidos por simulación en base a modelos teóricos. Sin embargo, desde 2012 se dispone de datos medidos de los caudales que llegan a la EDAR de Galindo y del rendimiento de la propia depuradora, lo que ha permitido "redimensionar la infraestructura y reducir la inversión necesaria".

Además, el Consorcio ha precisado que el proyecto se ha revisado y consensuado con el Ayuntamiento de Barakaldo durante más de un año, a fin de incorporar algunas mejoras que repercutan "en un beneficio" para el municipio. De esta forma, se ha consensuado con este Consistorio el diseño y ubicación de los elementos que se disponen en superficie para adaptarlos a la ordenación urbanística del municipio.

Es el caso del edificio de la obra de derivación ubicada en el jardín botánico, que se ha diseñado subterránea en el proyecto definitivo, o la ventilación intermedia, junto a la ciudad deportiva de San Vicente, que incorpora válvulas anti-retorno que garantizan que en este punto únicamente se produzca el flujo de aire hacia el interior del tanque y cuya solución exterior será una sencilla rejilla de toma de aire en el suelo.

Por otra parte, para reducir el impacto de las tareas de ejecución del túnel en las zonas residenciales, toda la excavación y revestimiento se realizarán desde una única boca abierta en el polígono industrial de Beurko. Con el mismo propósito, el plazo de ejecución de la obra de derivación se ha reducido al mínimo para acortar la ocupación en superficie.

SOLUCIÓN ARTEAGABEITIA

Además, el proyecto incluye una actuación para resolver los problemas de inundabilidad en la zona de Arteagabeitia, con un presupuesto de 2,6 millones. El Consorcio ha precisado que, a raíz de los daños ocasionados por las lluvias de junio de 2008 y enero de 2009 que provocaron que se inundasen diversos puntos de la calle Arteagabeitia y el garaje de la Plaza de Ayala, decidió, a petición del Ayuntamiento de Barakaldo, iniciar un estudio para conocer el comportamiento de la cuenca de Zuazo en Barakaldo.

En el estudio se concluía que la cuenca del Zuazo en Barakaldo tiene tendencia a inundarse cuando se producen eventos de precipitación relativamente intensos. A fin de resolver este problema de inundaciones y de forma complementaria a las propias obras del Tanque de tormentas, dentro de su proyecto constructivo se ha incluido una actuación que consiste en la modificación del aliviadero de Zuazo de forma que el caudal de alivio se podrá incorporar al túnel de almacenamiento del tanque de Galindo evitando la inundación de las zonas aledañas.

PLAN INTEGRAL DE SANEAMIENTO

El Consorcio ha recordado que en 1979 puso en marcha el Plan Integral de Saneamiento del Bilbao metropolitano, "el proyecto medioambiental más importante" llevado a cabo en Euskadi que ha supuesto una inversión de más de 1.000 millones de euros.

En total, unos 190 kilómetros de colectores e interceptores recogen las aguas residuales domésticas e industriales del Área Metropolitana de Bilbao y las llevan a la EDAR de Galindo.

El Consorcio ha destacado que, en los últimos años, ha centrado sus esfuerzos inversores en los tanques de tormentas. Como consecuencia de los estudios de actualización del Plan Integral de Saneamiento del Bajo Nervion, y con el objetivo de cumplir las prescripciones de la Directiva 92/271/CEE en materia de tratamiento y depuración de aguas residuales y su impacto en la calidad del medio receptor, se dedujo la necesidad de construir una serie de infraestructuras de optimización de Sistema de Saneamiento-Red General de Colectores y EDAR de Galindo- para disminuir los vertidos de agua sucia a los cauces y la carga contaminate asociada "en episodios de fuertes lluvias, con la consiguiente mejora medio ambiental".

Para ello, se estudió la ubicación de diversos tanques de tormenta con una capacidad conjunta de almacenamiento en torno a los 200.000 m3. El tanque de tormentas de Lamiako I (10.000 m3) fue el primera en entrar en servicio y le siguieron el de Santurtzi (12.000 m3), Asua (8.000 m3) y el gran tanque de Euskadi ubicado en Etxebarri (75.000 m3).