El Consorcio de Residuos y seis mancomunidades de Gipuzkoa se comprometen a gestionar los residuos orgánicos desde enero

Actualizado 29/12/2009 14:58:10 CET

SAN SEBASTIAN, 29 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Consocio de residuos de Gipuzkoa y seis de las ocho mancomunidades del territorio han firmado un Convenio de gestión de residuos orgánicos que establece las condiciones de calidad del biorresiduo recogido, una bonificación del 25% para los municipios en la tarifa de estas basuras y que pretende fomentar la utilización del compost derivado de este material.

El presidente del Consorio guipuzcoano, Carlos Ormazabal, informó hoy en una rueda de prensa de que las mancomunidades de Debabarrena, Sasieta, Tolosaldea, Txingudi, Urola Costa y Urola Erdia se han adherido a este acuerdo, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, mientras que las de San Marcos y Debagoiena se han negado a suscribirlo al no estar de acuerdo con el procedimiento previsto en el documento.

El objetivo del Consorcio de Residuos, en el que están representados las mancomunidades, los ayuntamientos y la Diputación foral, es "priorizar el reciclado como pilar básico para la gestión de los residuos en el territorio" e impulsar la recogida separada de la materia orgánica para elaborar compost, según explicó Ormazabal.

Los municipios guipuzcoanos que lleven a cabo la recogida selectiva de residuos orgánicos -mediante el depósito de este material en el llamado 'quinto contenedor' o 'contenedor marrón' y a través del sistema de recogida 'puerta a puerta'-, disfrutarán de una bonificación del 25% en la tarifa de residuos, por lo que su coste será de 90 euros por tonelada, frente a los 121 que supone el traslado y el tratamiento del resto de basuras.

En virtud de este convenio, cada mancomunidad se compromete asimismo a adecuar sus sistemas de recogida selectiva para garantizar un nivel mínimo de calidad del biorresiduo (95% de pureza) y, en consecuencia, del compost que se produzca, según señaló el presidente del Consorcio.

Por ahora el tratamiento de estos restos orgánicos se efectuará únicamente en la planta guipuzcoana de Lapatx (Azpeitia), ya que las otras dos instalaciones proyectadas en el territorio aún no están habilitadas.

Ormazabal avanzó además que el Consorcio pretende alcanzar una recogida de 60.000 toneladas de residuos orgánicos al año en 2016 y recordó que entre junio de 2008 y diciembre de 2009 se han gestionado más de 1.300 toneladas en el territorio.

El vicepresidente del Consorcio de Residuos de Gipuzkoa, Denis Itxaso, subrayó que la materia orgánica proviene de los hogares y de otros "grandes productores" como algunos centros comerciales y sanitarios. Ormazabal instó finalmente a las mancomunidades de San Marcos y Debagoiena a que se adhieran a este convenio.