Corres advierte que las "esperanzas" de una recuperación del mercado de trabajo a corto o medio plazo son "ilusorias"

Actualizado 07/02/2011 14:16:46 CET

El presidente de la Cámara de Comercio de Bilbao cree que la tasa de paro en Bizkaia "no se alejará del 10%" en 2011

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Bilbao, José Ángel Corres, ha considerado que con los actuales crecimientos de la economía "difílmente se creará empleo", así como que "las esperanzas de una recuperación del mercado de trabajo a corto o medio plazo son ilusorias".

En su intervención este lunes en el Fórum Europa Tribuna Euskadi, Corres, que ha hecho un balance de la actividad económica y empresarial de 2010, ha señalado que "decimos adiós al año sin poder despedir la crisis" y ha considerado que la situación de la economía española "no es una buena noticia ni para las empresas vascas ni para las de Bizkaia en particular".

Corres ha considerado que las empresas "probablemente" mejoren sus resultados, pero, en cuanto a crear empleo, ha señalado que "todavía hay mucha capacidad productiva no ocupada que tendrá que irse, poco a poco, ocupando para poder crear empleo después".

Según ha subrayado, "la fortaleza de las exportaciones es una de las principales claves de un crecimiento del PIB más sostenido" y, en ese sentido, ha estimado que el crecimiento de la economía de Bizkaia en 2010 "se habrá situado en el entorno del 0,1 por ciento, y si el buen nivel exportador se mantiene, y continúa apoyando la recuperación del sector industrial, es probable que el crecimiento alcance el 1,2 por ciento en 2011".

Para Corres, otro de los factores clave del crecimiento de Bizkaia en 2010, ha sido la paulatina recuperación del sector industrial, con una cartera de pedidos que "se mantiene y los stocks siguen moderando su crecimiento".

Por el contrario, el panorama del sector de la construcción es "más sombrío, y constituye en la actualidad la principal rémora de la actividad económica", mientras que el sector de servicios "ha mantenido un comportamiento diverso en sus distintos subsectores, pero manteniendo, también, una línea de suave recuperación".

En cuanto al año 2011, ha reconocido que es "una gran incógnita" y, tras subrayar que la economía de la eurozona "no muestra síntomas de agotamiento y sigue dando muestras de fortaleza", ha advertido que "cuando se desciende a nivel de país continúan apareciendo marcados contrastes entre las vigorosas tasas de crecimiento de las economías del norte, y los discretos resultados del sur y la periferia".

Así, ha indicado que, en el Estado, el inicio de año se presenta "con ausencia de crecimiento y una tasa de inflación inquietante (3%), a los que hay que añadir un estancamiento de las inversiones y la persistencia de elevadas cifras de desempleados". "Todo ello apunta a un posible retraimiento de la recuperación del consumo que resulta particularmente dañino para una economía que no acaba de remontar", ha añadido.

POLÍTICAS "MÁS LOCALES"

En cualquier caso, Corres, que ha dicho "echar en falta" por parte del Gobierno vasco unas políticas "un tanto más locales", ha afirmado que con estos crecimientos "difícilmente se creará empleo, y las esperanzas de una recuperación del mercado de trabajo a corto o medio plazo son ilusorias".

En cuanto a Bizkaia, ha considerado que "lo más probable es que, siempre y cuando las principales economías europeas mantengan el ritmo de recuperación actual, el sector exterior continuará siendo el motor de crecimiento de nuestra actividad industrial", aunque "no puede decirse lo mismo de la construcción", mientras que "los servicios mantendrán un perfil de crecimiento moderado".

Para Corres, el dato "más preocupante es que el mercado de trabajo continuará mostrando una situación precaria", ya que "la fragilidad de la recuperación económica no permite cambiar su tendencia y comenzar a crear empleo, así que el proceso de destrucción de la ocupación no se puede dar por finalizado". Según ha dicho, el número de parados "se mantendrá en valores elevados que difícilmente conseguirán alejar la tasa de paro de Bizkaia del 10 por ciento en 2011".

El presidente de la Cámara bilbaína ha advertido que "ya no va a ser posible priorizar el crecimiento frente al equilibrio económico-financiero" y ahora "sólo es posible la consolidación fiscal y financiera y la adecuación de la productividad del sistema en su conjunto a la competitividad internacional".

Por ello, cree "absolutamente necesario que se expongan y ejecuten reformas estructurales, que permitan afrontar un modelo de crecimiento económico diferente, sustentado en pilares como la innovación y la flexibilidad, y basado en la productividad, de forma que el resultado sea un desarrollo sostenido en el largo plazo".

REFORMA LABORAL

A su entender, la reforma del mercado de trabajo aprobada en 2010 "no responde a la magnitud del problema", por lo que ha considerado preciso "abordar una reforma que estimule la contratación y modifique la regulación de la negociación colectiva", que debe establecerse "de acuerdo a la situación de la empresa y a su viabilidad".

En ese sentido, ha subrayado que no está pensando "en despedir a la gente", sino "en cómo poder emplear a más gente", a la vez que ha reconocido que "con unos planteamientos flexibles en torno a la contratación será mucho más sencillo".

En cuanto a la postura de la canciller alemana Angela Merkel de dejar de vincular los salarios a la inflación para que dependa de la productididad, Corres ha señalado que "lo ha dicho la señora Merkel e igual resulta que pasado mañana lo aprueba el señor Zapatero" porque "el que paga manda".

Tras preguntarse "si tiene mucho sentido que las Administraciones Públicas tengan que decidir sobre si existe o no un problema económico en una empresa, sobre si es coyuntural o estructural, o sobre qué medidas es necesario o no tomar para resolverlo", ha señalado la urgencia de "elevar la eficacia de las políticas activas de empleo, especialmente en el actual contexto de restricciones presupuestarias".

Corres ha insistido en que "nos enfrentamos a una crisis distinta a todas las anteriores" y, por lo tanto, "los mecanismos que tengamos que poner en marcha para superarla también tendrán que ser diferentes". No obstante, ha asegurado que "tenemos un tejido productivo y empresarial capaz de volver a invertir y crear empleo si se le facilitan las herramientas para hacerlo".

MARCA ESPAÑA

Preguntado cómo está afectando la marca 'España' a la competitividad de las empresas vizcaínas y vasca, Corres ha indicado que la actividad económica "lo que quiere es confianza, saber a qué atenerse y conocer de antemano las reglas de juego y, a partir de ahí, se podrá hacer bien, regular o mal".

A su juicio, "está claro que en España, en los últimos años, se está con una presión internacional muy importante y, como consecuencia de una economía totalmente desestructurada se está sin confianza, con gran presión y evidentemente en el ojo del huracán, lo que afecta a buena parte de las empresas, sobre todo a las pequeñas y medianas, y no somos ajenos".

"Todas aquellas que salen, a la hora de poder internacionalizarse, buscando la internacionalización como una salida a ese mercado interior que se ha quedado totalmente deprimido, no es el mejor momento para salir con ese nombre", ha afirmado en referencia a la marca 'España'.

Por otro lado, ha asegurado que las misiones comerciales como las que han estado encabezadas por el lehendakari, Patxi López, "sí" son útiles. "Todo lo que sea darnos a conocer para que vean que somos gente seria, que hacemos las cosas bien y que tenemos algo que decir en el concierto internacional, todo eso lo hacen las empresas todos los días y que puedan ir con un soporte institucional importante me parece fundamental", ha añadido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies