Las cubiertas de aterpes de Arteagabeitia y Gurutzeta en Barakaldo se sustituirán al no cumplir requisitos de seguridad

Protesta para exigir que se finalice el aterpe en Arteagabeitia
EUROPA PRESS
Publicado 16/03/2018 13:59:39CET

El Ayuntamiento, que espera que las obras finalicen antes de concluir el curso, sancionará a la empresa los retrasos generados

BILBAO, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Barakaldo (Bizkaia) ha ordenado a la empresa adjudicataria que proceda a la sustitución de las cubiertas que ha instalado en los 'aterpes' de los colegios públicos de Arteagabeitia y Gurutzeta, al considerar el arquitecto municipal que "no está garantizada la seguridad" para los alumnos, según ha informado el concejal de Urbanismo, Infraestructuras y Servicios Municipales, Jon Andoni Uria.

Según ha explicado Uria, los aterpes de Gurutzeta y Arteagabetia están finalizados, pero el equipo de gobierno ha decidido posponer su apertura "debido a que se ha detectado que la cubierta instalada por la adjudicataria no se corresponde con lo establecido en el proyecto".

Uria ha explicado que las habituales inspecciones realizadas por los técnicos municipales a la obra "han desvelado que el material de la cubierta no es el exigido en los pliegos del contrato, una condición que afecta directamente al resultado final de estructura".

"No podemos permitir que no se cumplan las condiciones establecidas, ni que nos den gato por liebre" ha indicado Uria, para recordar que se trata de una obra que se ha realizado "para que la disfruten niñas y niños, así que garantizar su seguridad va a ser siempre nuestra prioridad".

Por ese motivo, ha dicho, en la última semana se han mantenido diferentes reuniones con los responsables de la obra, "quienes han reconocido el error y han accedido a cubrir los gastos de la nueva cubierta".

"Aunque la ingeniería de la empresa apunta hacia que los aterpes que se han instalado cumplen las garantías oportunas para que sean utilizadas desde este momento, hemos decidido seguir las recomendaciones del arquitecto municipal que nos aconseja su uso a la instalación de la nueva cubierta", ha subrayado Uria, para indicar que, "mientras se fabrica la nueva tapa, las instalaciones se mantendrán cerradas al uso".

Uria ha asegurado que el equipo de Gobierno tiene "tantas ganas como las familias de poder abrir los aterpes, pero lo primero es garantizar la seguridad y no autorizaremos el uso los aterpes hasta que desaparezca la más mínima duda en materia de seguridad". Además, ha anunciado que la empresa adjudicataria "será sancionada por los retrasos generados durante la ejecución de las obras".

La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, acompañada por el arquitecto municipal y el técnico que ha supervisado la obra, se ha reunido esta mañana con la dirección y las AMPA de los colegios Arteagabeitia y Gurutzeta para explicarles la situación generada, las medidas que se han adoptado y trasladarle sus disculpas "por las molestias que esta obra tan esperada está causando entre la comunidad escolar".

Uria ha dicho que "entienden y comparten el malestar que la ejecución de esta obra tan ilusionante ha generado entre las familias", que este viernes han llevado a cabo una concentración para exigir la finalización de las obras. El edil se ha mostrado convencido de que "esas mismas familias nos exigirían hacer lo mismo que estamos haciendo, no permitir que la obra se dé por finalizada sin cumplir las características de seguridad y la calidad recogidas en el proyecto".

"COMPROMISO DE LA ALCALDESA"

Uria ha recordado que la instalación de los aterpes en los colegios Gurutzeta y Arteagabeitia era "un compromiso de la alcaldesa con las familias, que habían demandado esta obra al anterior equipo de gobierno sin resultados".

Los trabajos fueron adjudicados el pasado 2 de junio, pero el proyecto de la empresa que ganó el concurso no cumplía con los materiales establecidos para la cubierta, por lo que se adjudicó el contrato a la segunda mejor oferta. Esta empresa renunció a la obra el día en el que se agotaba el plazo para la firma del contrato, por lo que hubo que iniciar de nuevo la adjudicación, en este caso a la tercera mejor oferta.

"Que no quede ninguna duda de que el Ayuntamiento va a hacer cumplir el contrato a la empresa, que tendrá que asumir las consecuencias de los retrasos y molestias causadas", ha manifestado Uria, para añadir que el objetivo del Ayuntamiento es que los alumnos "puedan disfrutar del aterpe antes de que finalice el curso".