Caso 'De Miguel': La denunciante teme que no fue la "única" a la que reclamaron que "pasara por caja"

Actualizado 05/03/2018 13:43:05 CET

VITORIA, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

La empresaria Ainhoa Alberdi ha declarado este lunes, durante el juicio del 'Caso de Miguel', que la "alegría y facilidad" con la que la que los presuntos responsables de esta presunta trama de corrupción le reclamaban que "pasara por caja", le hace temer que ella no fue "la única" persona a la que se le reclamaba el pago de comisiones ilegales a cambio de la adjudicación de contratos públicos.

Alberdi, cuya denuncia ante la Fiscalía de Álava en diciembre de 2009 destapó esta presunta red de corrupción vinculada a Alfredo de Miguel y otros exdirigentes del PNV, comparece este lunes como testigo ante el tribunal de la Audiencia Provincial de Álava que juzga este caso, en el que los 26 acusados se enfrentan a posibles penas de entre 4 y 54 años de cárcel.

La empresaria y abogada, de cuya comparecencia no se están ofreciendo imágenes para preservar su intimidad, se ha ratificado en las afirmaciones que realizó durante la fase de instrucción del caso, abierta a raíz de la denuncia que ella misma presentó ante la Fiscalía el 2 de diciembre de 2009.

A preguntas de la Fiscalía, Alberdi ha reconocido este lunes la autenticidad de las grabaciones de audio y de los correos electrónicos que aportó junto a su denuncia.

Estas pruebas acreditarían las presuntas presiones de los exdirigentes del PNV Alfredo de Miguel y Aitor Tellería, así como de otros supuestos miembros de la trama, para que pagara en torno a 100.000 euros en concepto de comisión por un contrato que se adjudicó su empresa (Urbanorma) para la ampliación del Parque Tecnológico de Álava.

(Habrá ampliación)