Detenidas 24 personas, cuatro de ellas en Gipuzkoa, en una operación contra la pornografía infantil en redes sociales

397134.1.644.368.20180610103710
Vídeo de la noticia
Publicado 10/06/2018 10:37:10CET

En el territorio guipuzcoano, se arrestó a una persona que hackeaba a sus vecinos para compartir el material pornográfico

SAN SEBASTIÁN, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 24 personas han sido detenidas por la Policía Nacional, cuatro de ellas en Gipuzkoa, acusados de compartir pornografía infantil a través de la red social Facebook y el portal Skype, ha informado este domingo la Dirección General de la Policía Nacional.

En concreto, además de los cuatro arrestados en el territorio guipuzcoano, la operación ha supuesto la detención de otras cuatro personas en Madrid, tres en Alicante, dos en Barcelona y otras dos en Granada, una en A Coruña, Asturias, Palma, Sevilla, Cádiz, Navarra, Pontevedra, Valencia y Las Palmas.

Asimismo, se han tramitado diligencias por investigados no detenidos a ocho personas en Gipuzkoa, Zaragoza, Huelva, Teruel, Navarra, Las Palmas, Valencia y Ourense.

En el caso de Gipuzkoa, la Policía Nacional detuvo a un hombre de origen pakistaní que hackeaba las cuentas de sus vecinos para compartir material pedófilo. Esa operación permitió detectar una red dedicada a favorecer de la inmigración ilegal, por lo que se procedió a la detención de un compatriota suyo y tres argelinos.

Fueron intervenidos pasaportes, contratos de subarrendamiento, certificados de empadronamiento, cartillas bancarias y concesiones de ayudas públicas. En concreto, la Policía Nacional ha explicado que se cobraba a cada inmigrante 240 euros por empadronarles de forma fraudulenta y que obtuviesen ayudas públicas de la Diputación Foral de Guipúzcoa.

Por otro lado, en Alicante se inició una investigación después de que se recibiera, gracias a la colaboración con la red social, información sobre varias personas que intercambiaban este tipo de archivos.

Tras identificar a las personas que habían creado esos perfiles fueron sometidas a vigilancia y se realizaron posteriormente los registros domiciliarios, en los que se encontraron "miles de archivos, vídeos y fotografías relativas a menores víctimas de abusos sexuales", ha indicado la Dirección de la Policía Nacional.

Entre los tres detenidos en Alicante, se encontraba un ciudadano británico del que se ignoraba incluso su domicilio debido a las medidas de seguridad que tomaba. Tras meses de investigación, se le detuvo en Torrevieja en poder de "miles de archivos relativos a abusos sexuales de gran dureza de menores de corta edad".

Los otros dos detenidos eran hermanos, uno de ellos pastor evangélico, que declaró poseer esos archivos para "entender el fenómeno de la pedofilia y poder ayudar a quien tuviese dichas inclinaciones".

En el caso de Barcelona, han indicado desde la Dirección de la Policía, se detuvo a un ciudadano de Ghana que "distribuía imágenes de niñas de raza negra" y a otro de origen pakistaní que "se centraba en la pornografía infantil de tipo gay".

Según han explicado, dos de los detenidos en la provincia de Granada, un varón y su hijastra, intercambiaban archivos de pornografía infantil y, cuando se identificaba a los menores, la joven de 30 años "los seducía para que les enviasen fotografías de sí mismos desnudos y manteniendo conductas sexuales".

Entre los detenidos en Madrid, se encuentra uno ciudadano ecuatoriano que era antiguo miembro de los Latin Kings y trabajaba como monitor de comedor de niñas adolescentes. Otro de los arrestados usaba conexiones públicas en locutorios para intentar ocultar los hechos, y otro era profesor de menores con necesidades especiales.

En Mallorca, fue detenido un hombre de 60 años que, mediante un perfil falso en la red social, agregaba a varias chicas jóvenes, también perfiles falsos, para "parecer más atractivo a otros menores". Una vez añadidos como amigos, eran acosados sexualmente para que les enviara archivos pornográficos.

Desde la Policía Nacional han explicado que, tras una primera fase de la investigación, "tomó un nuevo giro cuando se investigó a un joven con minusvalía psíquica que, además de intercambiar pornografía infantil, mantenía contacto constante con pedófilos y menores de todo el mundo a través de la aplicación de mensajería Skype".

"Con estos últimos, para propiciar que se habituasen a la pornografía infantil, adoptaba la identidad de un niño para trivializar el envío de fotografías y vídeos de su propio cuerpo desnudo", han indicado. Al investigar los objetos intervenidos, se constató que su hermano realizaba hechos similares "de forma aparentemente independiente".