Diagnosticado en San Sebastián un caso de sarampión en un joven sin vacunar que había viajado a la India

Publicado 23/03/2018 17:18:12CET

SAN SEBASTIÁN, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Servicio Vasco de Salud Osakidetza ha informado de que un joven de 22 años permanece ingresado y en situación de aislamiento en el Hospital Universitario Donostia, en San Sebastián, tras ser diagnosticado de sarampión.

El varón, vecino de Gipuzkoa, se encuentra en estado "estable" y no estaba vacunado de forma voluntaria y consciente contra esta enfermedad, según han señalado las mismas fuentes.

Al parecer, había viajado recientemente a la India y ha podido ser durante su estancia en este país dónde ha contraído esta enfermedad. Osakidetza, tras confirmar que se trata de un caso de Sarampión, ha aplicado el protocolo para detectar contactos de riesgo y vacunar a las personas susceptibles de haber sido contagiadas, según determina el protocolo vigente ante estos casos.

Desde el año 2012, no se detectaba en Euskadi ningún caso de Sarampión y los casos anteriores, que en su día se detectaron, correspondieron también a personas no vacunadas que habían viajado fuera de Euskadi.

Todas las personas que no han pasado la enfermedad o que no están adecuadamente inmunizadas son susceptibles de contraerla, si no están adecuadamente vacunadas.

En Euskadi en concreto, la vacuna contra el Sarampión está recogida en el calendario vacunal infantil y la cobertura de la primera dosis de Tiple Vírica (Sarampión-paperas-rubeola) es de 96,05% y del 94,7% en la segunda dosis. Estas coberturas cumplen con los indicadores recomendados por la OMS.

El sarampión es una de las enfermedades transmisibles más contagiosas. Comienza con fiebre, coriza, tos y pequeñas manchas eritematosas con el centro blanquecino en la mucosa oral. El exantema, que aparece entre 3 y 7 días tras el inicio de síntomas, empieza en la cara y se extiende por todo el cuerpo. La enfermedad es más grave en los lactantes y en las personas adultas que en los niños.

Las complicaciones del sarampión pueden ser graves, incluso mortales, se deben a la replicación viral o a la sobreinfección bacteriana, e incluyen entre otras, laringotraqueobronquitis, neumonía, y encefalitis. Todas las personas que no han pasado la enfermedad o que no están adecuadamente inmunizadas son susceptibles de contraerla. Los lactantes están protegidos, en general, hasta los 6-9 meses de edad por los anticuerpos maternos.

Se cree que la inmunidad tras la infección natural dura toda la vida y la inmunidad conferida por la vacuna persiste durante décadas. La eficacia de la vacuna es muy alta y más del 95% desarrollan anticuerpos tras la primera dosis de vacuna, TV y con la segunda dosis permite inmunizar a gran parte de los que no han respondido a la primera dosis.

Osakidetza ha recordado "la importancia" de la vacunación infantil, para prevenir enfermedades infecciosas graves y que pueden tener consecuencias en ocasiones mortales, así como la seguridad actual de las vacunas.

Contador