Diputación de Álava pone en servicio el nuevo colector de Apellaniz que conecta con la depuradora de Maeztu

Depuradora
DIPUTACIÓN
Publicado 08/04/2018 11:27:24CET

VITORIA, 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Medio Ambiente de la Diputación de Álava ha puesto en servicio los nuevos colectores de Apellaniz que conectan las aguas residuales de la localidad con la depuradora de Maeztu. Con un presupuesto de 367.500 euros, mediante estas obras, se da "un paso más para mejorar la calidad del agua de los cauces naturales del Territorio".

El nuevo colector tiene tres kilómetros y medio de longitud y discurre, en la mayor parte de su recorrido, de forma paralela a la carretera A-4123.

La instalación parte de un proyecto de 2015 en el que, inicialmente, se planteaba la construcción de una depuradora propia en Apellaniz. Posteriormente, se apostó por el traslado a la estación de Maeztu mediante un colector que discurre por gravedad que conecte con el saneamiento local de aquella localidad, según ha informado la Diputación.

Se trata de una actuación para proteger la calidad ambiental de los ríos alaveses, concentrando el tratamiento de las aguas residuales asociadas a varios núcleos para una depuración conjunta y evitar verter las aguas sucias a los cauces naturales sin tratamiento o con tratamiento insuficiente.

NUEVO COLECTOR EN CAMPEZO

También en Montaña Alavesa, la Diputación está tramitación la adjudicación de las obras de un nuevo colector en Campezo/Kanpezu, concretamente, entre el tramo de la gasolinera y el núcleo de Santa Cruz de Campezo. Se trata de renovar el actual colector de saneamiento y eliminar la entrada de aguas pluviales a la estación depuradora, mejorando así su eficacia.

Con un presupuesto inicial de 233.290 euros, los trabajos han salido ya a licitación y la obtención de terrenos está en tramitación con lo que se espera que las obras puedan comenzar antes del verano.

Actualmente llegan aguas limpias a la depuradora procedentes de la zona de huertas, que atraviesan el coluvial del río en el tramo que va desde la gasolinera hasta el puente de la carretera A-132, lo que provoca la infiltración de aguas a nivel freático.