Diputación de Gipuzkoa y Aguas del Añarbe acuerdan mejorar el saneamiento del río Oiartzun

Convenio entre Diputación y Aguas del Añarbe
DAVID VICENTE
Actualizado 12/06/2017 15:05:34 CET

SAN SEBASTIÁN, 12 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas de la Diputación Foral de Gipuzkoa y Aguas del Añarbe han suscrito un convenio de colaboración para la mejora del saneamiento del río Oiartzun, que permitirá la financiación conjunta al 50% de las obras de un nuevo colector entre las estaciones de bombeo de aguas residuales de Iztieta y Errenteria.

El diputado de Medio Ambiente y Obras Hidráulicas, José Ignacio Asensio, la presidenta de la Mancomunidad de Aguas del Añarbe, Maije Zelaia, el director foral de Obras Hidráulicas, Paco Alonso, y el presidente del Consejo de Administración de Aguas del Añarbe, Enrique Noain, han comparecido en una rueda de prensa en San Sebastián tras las rúbrica del convenio.

Según han explicado, con este proyecto, Errenteria verá renovado un importante tramo del principal colector de saneamiento que discurre en la margen izquierda del río Oiartzun y que conduce las aguas residuales de Errenteria, Oiartzun y parte de Lezo hasta el anillo interceptor de la bahía de Pasaia y, posteriormente, a la EDAR de Loiola para su posterior depuración y vertido al mar.

Las obras, que se encuentran ya en fase de licitación, cuentan con un presupuesto de 2,9 millones de euros y un plazo de ejecución de 12 meses. Noain ha apuntado que está previsto que las obras se inicien a primeros de septiembre y que finalicen en marzo o abril de 2018. La dirección técnica correrá a cargo de la Diputación, mientras que la gestión administrativa será tarea de Aguas del Añarbe.

El nuevo colector, de una longitud de más de 438 metros y 1,2 metros de diámetro interior, sustituirá al que se utiliza hasta ahora, y que discurre entre las estaciones de bombeo de Iztieta (ubicada junto a la pasarela peatonal del mismo nombre) y Errenteria (en la desembocadura del río Oiartzun).

Por su parte, Zelaia ha explicado que esta zona ha tenido "serios problemas con los alivios al río por los sólidos que se quedan atascados". El nuevo colector y una nueva instalación de retención de sólidos que se instalará en la estación de bombeo de Errenteria, reducirán radicalmente la frecuencia de los alivios al río y evitarán el vertido de cualquier residuo sólido al cauce del Oiartzun.

La construcción del nuevo colector evitará los actuales problemas de explotación de la red, que obligan además al bombeo permanente de las aguas residuales que se concentran en la Estación de bombeo de Iztieta, y su puesta en servicio supondrá "relevantes mejoras ambientales e hidráulicas".

En ese sentido, se mejorará el funcionamiento hidráulico, tanto de la red municipal de saneamiento de Errenteria, como de la red de alta de titularidad del Añarbe. Además, en tiempo de lluvia muy intensa, se reducirá el número de alivios al río y se evitará el vertido de cualquier residuo sólido al cauce del Oiartzun gracias a un nuevo equipo de retención de sólidos que se instalará en la EBAR Errenteria.

Al eliminarse la estación de bombeo de Iztieta se disminuirá el consumo de energía eléctrica, con la consiguiente reducción de los costes ambientales de su producción.

TÉCNICA DE HINCA

Zelaia ha apuntado, además, que la profundidad del colector y su ubicación bajo el nivel freático en buena parte de su extenso recorrido (438 metros), han recomendado elegir la técnica de hinca con escudo cerrado de diámetro 1.200 mm, una profundidad de 5,6 metros a la entrada de la EBAR Iztieta y de 8,5 metros a su salida en la EBAR Errenteria.

La elección de la técnica de hinca permitirá la construcción del colector sin apertura de zanjas en la superficie a todo lo largo de su trazado, y abriendo únicamente un pozo central vertical al final de la calle Amasa, frente al antiguo matadero, desde donde se realizarán sendas hincas de igual diámetro en dirección a las estaciones de bombeo que ahora se conectarán mediante el nuevo colector.

La construcción del nuevo colector incluirá también algunas modificaciones en la red municipal de saneamiento: el proyecto contempla la conexión del colector de saneamiento municipal de la calle Amasa, ejecutándose un colector de 25 metros de longitud y 400 mm de diámetro, esta vez por el método tradicional en zanja.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies