La DYA instala este martes en Bilbao un simulador de conducción etílica para concienciar sobre el peligro del alcohol

                               Simulación De Conducción Etílica De La DYA
EUROPA PRESS
Actualizado 20/08/2018 13:19:50 CET

Consigue que un usuario "plenamente sereno" sienta de manera "fehaciente" las limitaciones que el alcohol produce sobre un conductor

BILBAO, 20 Ago. (EUROPA PRESS) -

La DYA instalará entre este martes y jueves en Bilbao un simulador de conducción etílica de motocicleta para concienciar sobre los peligros de mezclar alcohol y conducción. Se trata de una iniciativa que pretende que un usuario "plenamente sereno" sienta de manera "fehaciente" las limitaciones que el alcohol produce sobre un conductor, como la lentitud de reflejos y la visión distorsionada.

Del mismo modo, los que acudan a la carpa que la DYA ubicará en el Paseo de Uribitarte, junto al puente del Ayuntamiento --este martes, miércoles y jueves de 17.00 a 20.00 horas-- podrán colocarse unas gafas de simulación etílica para experimentar qué se siente al estar borracho, como la dificultad para caminar en línea recta.

En rueda de prensa, el presidente de la DYA en Bizkaia, Fernando Izagirre, ha señalado que este proyecto trata "básicamente de concienciar a la población de la combinación mortal que ofrecen el alcohol u otras sustancias psicotrópicas y la conducción".

Según ha destacado Izagirre, el alcohol y otras sustancias están relacionadas con prácticamente el 50% de los accidentes de tráfico, "por lo que es importante continuar con esta concienciación, ya que si bien en Euskadi tenemos unos niveles bajos y 'razonables' de siniestrabilidad o de muertos por accidentes de tráfico, el pasado año hubo 39 fallecidos" en las carreteras vascas.

Del mismo modo, ha destacado el trabajo desarrollado en Euskadi en materia de concienciación en aspectos como la velocidad, el consumo del alcohol en la conducción y el uso de los sistemas de seguridad. "Se ha trabajado bien y se han hecho las tareas, lo reconocen en el resto del Estado; aún con todo, no podemos conformarnos con ello, el objetivo de víctimas cero, cero muertes en la carretera, es posible", ha resaltado.

Este año, el simulador no será de un coche, sino de una motocicleta, ya que Izagirre ha subrayado que el 33% de las muertes en accidente de carretera es de motoristas. Aún así, ha incidido en que en Euskadi se ha trabajado "razonablemente bien" desde la administración, "y creo que algo habrá tenido que ver también la DYA, ya que llevamos desde el año 66 alertando del alcohol al volante, como hicimos con las pruebas voluntarias de alcohol cuando aún no había ni límites en la tasa de alcohol en los conductores, difundiendo el mensaje de que alcohol y volante es sinónimo de muerte, así de claro", ha apuntado el director de la DYA.

Asimismo, ha subrayado el "éxito importante" que todos los años tiene este stand de la DYA en la Aste Nagusia bilbaína, al que se acerca "muchísima gente". "Es una gota más en el océano, no el paradigma para una solución, pero sí una de las vías para ayudar a concienciar a la población, y si sirve para salvar una sola vida, objetivo más que cumplido", ha manifestado.

Además, Izagirre ha afirmado que las fiestas de Bilbao son un "buen momento" para llevar a cabo este proyecto de concienciación, "ya que podemos recordar que uno se puede divertir, incluso consumir alcohol, pero que no debe, jamás, coger el coche, ya que el alcohol y el vehículo son antagonistas".

UNO DE CADA CUATRO FALLECIDOS

La DYA de Bizkaia ha recordado que casi uno de cada cuatro muertos en carretera en 2017 fueron motoristas. Además, según datos de 2016, uno de cada cuatro conductores de motocicleta muertos en accidente de tráfico --el 25%-- tenía una tasa de alcoholemia positiva y/o había consumido drogas ilegales, cifra que en el total de conductores asciende hasta el 42%, según datos de la Dirección General de Tráfico, DGT.

Del mismo modo, los jóvenes de hasta 30 años son los conductores de motos que registran mayores tasas de siniestralidad. Así, un 15% de los conductores de moto de entre 25 y 30 años se ven implicados en un accidente al año con otro vehículo.

Contador