EA propone aumentar las ayudas económicas a las familias y crear más guarderías y residencias

Actualizado 24/02/2009 19:05:09 CET

BARAKALDO (BIZKAIA), 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La secretaria de Organización de Eusko Alkartasuna y candidata número dos por Bizkaia, Elisa Sainz de Murieta, planteó hoy la "necesidad" de incrementar las ayudas económicas a las familias, promover la flexibilización de la jornada laboral e incrementar la inversión en guarderías infantiles, residencias y centros de día para mayores con el objetivo de garantizar que "la conciliación de la vida laboral y familiar sea una realidad en Euskadi".

En un acto celebrado en Barakaldo, Sainz de Murieta aseguró que "debemos garantizar la conciliación de la vida personal, laboral y familiar de las mujeres, así como facilitar que los hombres asuman también las responsabilidades familiares y las tareas del hogar".

En este sentido, señaló que su para su partido es "prioritario" asegurar la atención a los más pequeños y los mayores y mejorar la calidad de vida de las mujeres y hombres con responsabilidades familiares convergiendo hasta los niveles europeos. "Porque la familia constituye una base fundamental en el sostenimiento del bienestar", agregó.

Además, Sainz de Murieta precisó que pretenden aumentar las prestaciones económicas por hijos a cargo, las ayudas y subvenciones por excedencias y reducciones de jornada, así como las ayudas para la contratación de personas para el cuidado de menores y personas dependientes.

"Y por otro lado vamos a aumentar el número de plazas de guarderías poniendo especial énfasis en su ubicación en lugares cercanos al entorno laboral de los padres y madres que trabajen en polígonos industriales, hospitales y grandes centros de trabajo", explicó.

Por otra parte, recalcó que "es necesario asimismo invertir en residencias para la tercera edad, centros de día y otros que den respuesta a la demanda creciente de atención para nuestros mayores".

Por último, abogó por elaborar las políticas de familia que respondan a sus necesidades reales a través de un Observatorio de Política Familiar y del Consejo Vasco de la Familia, con la implicación de los agentes sociales.