EB cree "preocupante" que López no "busque" acuerdos con partidos de izquierdas y mantenga "un pacto de hierro" con PP

Actualizado 18/08/2009 14:17:19 CET

Arana dice que la "prórroga" pedida por el lehendakari es "fruto de la falta de actividad y soluciones para sacar adelante al país"

BILBAO, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

El coordinador general de Ezker Batua-Berdeak, Mikel Arana, consideró hoy "preocupante" que el lehendakari, Patxi López, asegure que "no va a buscar acuerdos" con formaciones de izquierdas y su acuerdo con el PP se convierta en "un pacto de hierro" con políticas "muy orientadas" a la derecha. En este sentido, afirmó que es "imposible" que EB apoye unos presupuestos "pactados en exclusiva con el PP".

En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, el dirigente de Ezker Batua censuró que el Ejecutivo vasco "en cien días no ha hecho prácticamente nada" y advirtió de que "da la sensación de que Patxi López no sabe por dónde tirar".

Arana, para el que es "complicado" encontrar "cosas que hayan mejorado" en los primeros meses del Gobierno aunque reconoció la iniciativa del diálogo social, denunció que la "prórroga" de cien días que el lehendakari pidió en su discurso del pasado viernes es "fruto de la falta de actividad y soluciones para sacar adelante al país de la crisis, que de momento parece que no va a ser posible".

El coordinador de EB explicó, preguntado por un posible acercamiento de los socialistas a otras formaciones, que su formación no ha tenido "ninguna llamada" del PSE y "ni siquiera" se ha reunido aún con Patxi Löpez, lo que "demuestra muy poquita voluntad de llegar a cualquier tipo de entendimiento".

En ese sentido, lamentó que "las palabras de Patxi López en las que decía que no iba a buscar acuerdos con formaciones políticas más de izquierdas son muy preocupantes desde el punto de vista de las fuerzas progresistas". "Me quede francamente preocupado, porque da la sensación de que vamos hacia una legislatura en la que el pacto con el PP se convierte en un pacto de hierro y, por lo tanto, a políticas muy orientadas desde el punto de vista de la derecha", agregó.

En cualquier caso, aseguró que la "voluntad" de EB es "hacer una oposición crítica pero responsable", de manera que no va a "parapetarnos detrás del escaño y simplemente decir a todo que no" porque "en este momento el país necesita políticas de izquierdas" ya que "se está viendo que las medidas que hasta ahora se están impulsando no sirven para nada".

Arana criticó que "parece claro" que Patxi López tiene previsto "cerrar" los presupuestos vascos con el presidente del PP, Antonio Basagoiti "y, a partir de ahí, presentarlos a los demás", lo que a su entender no es "la mejor manera de intentar llegar a acuerdos con formaciones de izquierdas".

Según advirtió, López ha decidido que "su socio preferente prácticamente va a pasar a ser su único socio", que "garantiza 38 escaños" pero "muy poquitas cosas más". "Poco cambio se va a desarrollar desde ahí", apuntó.

Por su parte, el apoyo de EB a las cuentas dependerá "de qué tipo de presupuestos estemos hablando", de modo que "si vamos a unos presupuestos pactados en exclsuiva con el PP, con medidas muy del punto de vista de la derecha, EB es imposible que apoye ese tipo de presupuestos".

Sin embargo, aseguró, "si estamos hablando de unos presupuestos con reformas fiscales en profundidad de cara a las diputaciones o con un desarrollo serio de la ley de servicios sociales o un calendario legislativo en el parlamento vasco, no sé por qué no se pueden aprobar unos presupuestos". "Habrá qué ver de qué presupuestos estamos hablando y, a partir de ahí, tomar una decisión", insistió.

POLO DE IZQUIERDAS

Por otro lado, reiteró su apuesta por construir, de cara a las elecciones forales y municipales, "un gran polo de izquierdas con políticas progresistas", de modo que se sea "capaces de aglutinar y no de dividir", porque "lo triste" es que "la izquierda siempre se vaya desgajando en pequeñas familias, en pequeñas siglas", mientras que la derecha "siempre es una".

En cualquier caso, precisó que no se trata de que EB que pretenda "pescar" en otras formaciones, sino que "quedan dos años y hay muchas mujeres y hombres que somos capaces de sentarnos en torno a una mesa independientemente de que tengamos unas u otras siglas y generar un polo" que sea capaz de "formular políticas de izquierdas más allá de siglas".

En este sentido, lamentó que en Euskadi "el elemento nacional está muy por encima del elemento social" y "la dicotomía izquierda-derecha parece que desaparece". A su entender, en la actual situación de crisis, "los debates soberanistas hay que aparcarlos, sin olvidarlos lógicamente, y dejarlo en un segundo plano". Por ello, su formación seguirá aspirando a "aglutinar en torno a la izquierda, independientemente del sentimiento nacional que pueda tener cada una de las personas que forme parte de una formación política o de otra", indicó.

Finalmente, preguntado por la situación de su partido tras el abandono de los miembros de Alternatiba, apostó por preparar las próximas elecciones forales y municipales y que "los debates internos sean internos". "No hay que hablar más de cuestiones internas, lo que tenemos que hacer es política en las diferentes instituciones", insistió.

El coordinador de EB, que no considera que Alternatiba sea "escisión" y entiende que "en el ámbito político las coincidencias son muy superiores a las diferencias", explicó que la formación sigue "reflexionando" de cara a la "convención programática" que celebrará en noviembre.