Eguiguren cree necesario un "nuevo nacionalismo" que no sea "el de Sabino", sino "casi todo lo contrario"

Vicente Zaragüeta y Jesús Eguiguren
EUROPA PRESS
Publicado 09/04/2014 15:00:05CET

Dice que el PSE-EE tiene que ser "un partido independiente del PSOE" y apuesta por acercar posiciones con la IA para lograr mayorías

SAN SEBASTIÁN, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, cree que el nacionalismo actual "se ha convertido en un instrumento para gobernar", pero no para "hacer una nación". Por ello, plantea la necesidad de un "nuevo nacionalismo, que no es el de Sabino", sino que sea "casi todo lo contrario" para recuperar el concepto de Euskal Herria.

Asimismo, ha considerado que el PSE-EE tiene que ser "un partido independiente del PSOE", lo cual, según ha dicho, "no cambiaría nada porque seguiríamos teniendo los mismos lazos de solidaridad", y ha apostado por acercar posiciones con la izquierda abertzale porque "ni la independencia está a la vuelta de la esquina, ni España está perdida".

Eguiguren ha realizado estas afirmaciones en la presentación en San Sebastián de su libro 'Euskal Herria. Por un nuevo nacionalismo, vasquismo y navarrismo', en la que ha estado acompañado por el presidente de la Fundación Oceanográfica de Gipuzkoa y autor del prólogo, Vicente Zaragüeta.

En su intervención, el presidente del PSE-EE ha señalado que se está "destruyendo" y renunciando al concepto de Euskal Herria con una Bizkaia "grande" que "impera" sobre todo lo demás, y una Navarra "cada vez más alejada".

En ese sentido, ha considerado que la Comunidad foral no va a entrar en la comunidad autónoma de Euskadi y, asimismo, ha señalado que el País Vasco francés está "olvidado totalmente" y "tampoco va a entrar en el esquema sabiniano", ya que ellos se sienten ciudadanos de Francia.

De este modo, el dirigente socialista ha abogado por recuperar el concepto de Euskal Herria y ha destacado que, si Euskadi fuera independiente, "habría dos Españas en Europa, la auténtica y la conquistada, pero eso no sería Euskal Herria, sería otra cosa totalmente distinta".

NACIONALIDAD EN EUROPA

No obstante, se ha mostrado convencido de que "podemos aspirar a tener una nacionalidad en Europa humilde, pequeña, honesta, pero con el idioma más antiguo, con dos de los idiomas más importantes del mundo, con una determinada tradición histórica", y ha considerado que eso se puede hacer "sin romper con nadie" porque lo que se plantea "es que el francés siga siendo ciudadano francés, el español siga siendo ciudadano español y el navarro siga siendo lo que quiera".

Jesús Eguiguren ha explicado que lo que se propone es "ir construyendo esa Euskal Herria", que, "en los términos jurídicos actuales europeos, es perfectamente posible, además", al tiempo que citado como ejemplo el organismo Euskaltzaindia, y ha apuntado la posibilidad de una "asamblea de cargos electos que abarque a toda Euskal Herria" que "no existe porque cada uno quiere la suya".

A su entender, el nacionalismo actual "se ha convertido en un instrumento para gobernar", pero no para "hacer una nación". Por ello, plantea la necesidad de un "nuevo nacionalismo, que no es el de Sabino", sino que sea "casi todo lo contrario". "Un nacionalismo democrático, liberal, abierto, no victimista, que no busque la confrontación, que se base en el ciudadano, que destierre los mitos históricos inasumibles", ha recalcado.

En ese sentido, también ha destacado la "pérdida de personalidad del vasquismo" y ha insistido en que, "si Euskadi es la comunidad autónoma con más nivel de soberanía y con más autonomía, lo que no puede es estar regida por partidos que son los que menos autonomía y menos soberanía tienen en su propio seno".

Por ello, ha insistido en que estas formaciones sean gobernadas desde la propia comunidad autónoma, entre los que ha citado a su propio partido.

En su opinión, el PSE-EE tiene que ser "un partido independiente del PSOE", lo cual, según ha dicho, "no cambiaría nada porque seguiríamos teniendo los mismos lazos de solidaridad, las márgenes izquierdas seguirían existiendo", aunque los vascos sabrían "que no hay un dedo por encima nuestro que nos dice lo que tenemos que hacer".

También propone un nuevo navarrismo "que no sea la España eterna" ni "antivasco". "Hay una tarea enorme para que Euskal Herria pueda ser tomada en serio. Sé que es mucho pedir en este país, pero, sin eso, no es posible. Tenemos que recuperar la grandeza de lo que es Euskal Herria", ha recalcado.

IZQUIERDA ABERTZALE

Eguiguren ha destacado el papel que puede tener la izquierda abertzale al ser una formación política nueva "que tiene que definirse", al tiempo que ha considerado que, "si hace un nacionalismo liberal y sensato", todos los demás partidos, que están "muy definidos", se verán "obligados a cambiar" si "ven en peligrar sus posiciones".

De este modo, ha apostado por un entendimiento entre el socialismo vasco y la izquierda abertzale para poder lograr mayorías de izquierdas que conlleve acercar posiciones y conceptos, incluso históricos, porque, según ha dicho, "la cabra siempre tira al monte" y "ni la independencia está a la vuelta de la esquina, ni España está perdida".

Finalmente, preguntado por la relación con las críticas de su partido, ha destacado que lleva en el Partido Socialista "más tiempo que otros líderes españoles" y que es "uno más en el PSOE", al tiempo que ha señalado que los problemas internos en la formación "son pequeños".

"No me siento ni agotado, ni inútil, ni que no tenga que aportar a este partido. Quizá sea así, pero es ley de vida", ha sentenciado, para añadir que no se considera "necesario" y que un libro como el suyo, "que invita a reflexionar, vale más que mil reuniones".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies