EKA pide al nuevo Gobierno vasco un Observatorio de Precios que vigile el encarecimiento de los precios de los productos

Actualizado 24/02/2009 18:25:14 CET

Demandan un Consejo Consultivo de Consumidores y un servicio de atención a personas con problemas de sobreendeudamiento por la crisis

BILBAO, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

La organización vasca de personas consumidoras EKA/OCUV pidió hoy al nuevo Gobierno vasco la creación de un 'Observatorio de Precios', comandado por la Administración y con representación de los consumidores y de otros agentes sociales, que fije una serie de productos alimenticios básicos" a los que seguir el rastro desde la producción hasta el consumo para observar por qué, cómo y cuánto se encarecen en cada fase del proceso".

Esta es una de las propuestas que EKA/OCUV presentó hoy a los partidos políticos que concurren a las elecciones autonómicas del 1 de marzo, a la que se suman una serie de actuaciones y medidas que consideran deberían atender y que el próximo Ejecutivo vasco, dentro del ámbito de sus competencias, "debería poner en marcha para mejorar la defensa de los derechos" de los consumidores y usuarios en la Comunidad Autónoma Vasca.

En cuanto a la creación del 'Observatorio de Precios', la organización señaló que los márgenes comerciales que se quedan los intermediarios en numerosos productos resultan "escandalosos, y más en artículos de primera necesidad como los alimentos". Así, explicó que, según el sindicato agrario EHNE, en el conjunto de productos alimentarios, de media, el 70 por ciento de lo que pagan los consumidores se lo llevan los intermediarios y sólo el 30 por ciento es para el productor.

A su entender, este Observatorio de Precios debería tener capacidad de intervención e imposición de sanciones ante prácticas comerciales "abusivas o fraudulentas". Los productos objeto de seguimiento, además, "deberían llevar una etiqueta con dos precios: el que paga el consumidor y el precio en origen recibido por el productor".

Por otro lado, consideró necesaria la creación de un Consejo Consultivo de Consumidores, "un órgano público y estable de representación y consulta de los consumidores para que su opinión sea solicitada y tenida en cuenta por los poderes públicos en la toma de decisiones y la puesta en marcha de políticas relacionadas con el consumo".

EKA/OCUV precisó que este Consejo contribuiría a que las medidas o disposiciones que adopte la Administración gocen de la mayor participación de la sociedad civil y del mayor consenso posibles.

En cuanto a la crisis económica, EKA/OCUV cree que el Gobierno vasco debería crear un servicio permanente de atención a las personas y familias con graves problemas de sobreendeudamiento y habilitar un presupuesto específico para dar ayudas económicas directas a las familias en riesgo de perder su vivienda por no poder hacer frente al pago de la hipoteca.

SANCIONES A EMPRESAS

Tras recordar que las empresas de telefonía e Internet encabezan, año tras año, el ránking de quejas y reclamaciones de los usuarios, con más de un 30 por ciento, así como que otro de los sectores más reclamados es el de las compañías aéreas, EKA/OCUV pidió al Departamento de Industria, Comercio y Turismo del próximo Gobierno vasco que extreme la vigilancia sobre estas compañías.

En ese sentido, demandó que el nuevo Ejecutivo "endurezca las sanciones que de vez en cuando les impone, ya que las cuantías actuales se antojan muy leves considerando el potencial de estas compañías y su reincidencia en unas malas prácticas que a buen seguro contribuyen a sus enormes beneficios".

A su juicio, este "endurecimiento sancionador" debería extenderse a dos sectores en los cuales los perjuicios económicos para los consumidores suelen ser muy cuantiosos: la vivienda y el automóvil.

ARBITRAJE DE CONSUMO

EKA/OCUV pidió al Gobierno vasco "que haga lo que esté en su mano" para que las grandes compañías de suministros básicos, como electricidad, gas o agua, se adhieran a la Junta Arbitral de Consumo de Euskadi, ya que "por su rapidez, gratuidad, imparcialidad y eficacia es una buena herramienta para la resolución extrajudicial de conflictos entre empresas y consumidores".

Según recordó, "sólo se someten a las Juntas Arbitrales de Consumo, a su juicio y a sus resoluciones las empresas que así lo desea y entre las 12.400 empresas adheridas a la Junta Arbitral de Consumo de Euskadi no figuran las grandes compañías de suministros básicos".

ATENCION AL CLIENTE

La organización vasca de personas consumidoras demandó al próximo Ejecutivo vasco que tome las medidas que estén a su alcance para que las empresas en general y las grandes compañías "con centenares de miles o millones de clientes en particular (eléctricas, de gas, telefónicas, compañías aéreas...) mejoren, y mucho, sus servicios de atención al cliente".

Según destacó, un porcentaje "altísimo" de las quejas de los consumidores se centra, precisamente, en la "penosa atención que reciben, tanto a diario como, más aún, cuando concurren situaciones excepcionales, como cortes de electricidad por temporales, inundaciones, aeropuertos colapsados por huelgas o nevadas, cambios en las facturas eléctricas".

Para EKA/OCUV es "es inaceptable que la atención virtual (contestadores telefónicos, Internet) se imponga como la única posible", ya que el cliente "tiene derecho a una atención personal y de calidad, y si las empresas no la proporcionan los poderes públicos deberían obligarlas a hacerlo".