ELA estudia adoptar medidas legales para garantizar el cumplimiento de los acuerdos laborales en Ramón Vizcaíno

Actualizado 07/02/2011 18:50:55 CET

SAN SEBASTIAN, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El sindicato ELA ha denunciado la situación a la que se ha llevado al grupo Ramón Vizcaíno, compañía ubicada en Oiartzun (Gipuzkoa) y dedicada a la tecnología de refrigeración, ha anunciado que estudia la posibilidad de "adoptar las medidas legales oportunas para garantizar el cumplimiento de los acuerdos laborales alcanzados".

En un comunicado, ELA ha señalado que la historia de los últimos años del Grupo Ramón Vizcaíno es "la de una crisis permanente", de la cual "los únicos paganos, han sido y son, los trabajadores".

"Las continuas situaciones de crisis, se han saldado en Ramón Vizcaíno, con trabajadores en la calle, y sin ninguna asunción de responsabilidad por parte de la respectiva Dirección de turno", ha destacado.

El sindicato ha recordado que "en esta última crisis y como ha ocurrido siempre, los trabajadores, ante la situación existente, habían aceptado, adoptar recortes laborales en salarios y salidas indemnizadas mediante prejubilaciones". Según ha explicado, "todo ello, formaba parte del Plan Industrial de salvación, liderado por la multinacional AIAC, con la implicación y corresponsabilidad de Gobierno Vasco, Diputación y Jesús Gómez Montoya", presidente de la compañía.

ELA ha acusado a las "disputas internas e intereses particulares de las diferentes facciones de la familia Vizcaíno, durante todo el año 2010, así como, la negligente actuación del último equipo Directivo" a la situación de "quiebra técnica" que la compañía anuncio a principios del pasado verano.

"Un equipo Directivo que se contrato a golpe de talonario, y que tenía como misión aplicar un Plan Industrial, que reflotase la empresa y diversificase la actividad" y cuya gestión empresarial ha "ahondado aun más, en el agujero económico de la empresa, y como consecuencia de ello, llevar a la empresa a la quiebra", ha subrayado.

ELA ha afirmado que no acepta que los trabajadores de Ramón Vizcaíno "sigan siendo los paganos, que acaben pagando los platos rotos, derivados de la incompetencia y negligencia, de todos los directamente responsables de garantizar la supervivencia de Ramón Vizcaíno".

Por ello, ha anunciado que "analizará las posibles actuaciones legales a desarrollar, para garantizar que se cumplan los acuerdos alcanzados con los trabajadores" que, además, fueron "acordados y refrendados con los responsables de ejecutar el Proyecto Empresarial del Grupo Ramón Vizcaíno, AIAC, Gobierno vasco, Diputación y Jesús Gómez Montoya".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies