ELA pide al Gobierno central que facilite la participación política de la izquierda abertzale tras el paso que ha dado

Actualizado 29/11/2010 18:25:24 CET

Cree que "el rechazo explícito al uso de la violencia" supone que "ya no se dan las razones que el Estado esgrimía para su ilegalización"

BILBAO, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

El sindicato ELA ha exigido al Gobierno español que actúe "con la debida responsabilidad, ante el paso dado por la izquierda abertzale ilegalizada", y facilite su participación política "en condiciones de igualdad". Además, ha considerado que "el rechazo explícito al uso de la violencia" supone que "ya no se dan las razones que el Estado esgrimía para su ilegalización".

En un comunicado, la central nacionalista se ha referido, de esta forma, a la presentación esta sábado en Pamplona por parte de la izquierda abertzale de "las bases para impulsar un nuevo proyecto político y organizativo".

El sindicato ha señalado que la Ley de Partidos y los autos y procesos judiciales, "mediante los cuales se han ilegalizado listas electorales y partidos durante los últimos ocho años, han marcado un tiempo político siniestro de restricción de derechos y libertades reconocidos por la Constitución española".

Según ha dicho, el pacto antiterrorista suscrito en diciembre de 2000 por PSOE y PP "tenía por objeto, precisamente, poner en suspenso esos derechos para poder acabar con el espacio político y social actualmente ilegalizado".

ELA ha denunciado que, "siguiendo esa política de asfixia, el Gobierno español y el PP han impuesto a la izquierda abertzale ilegalizada condiciones para su propia legalización que en absoluto se exigen ni se han exigido a otras formaciones y corrientes ideológicas existentes en el estado, ni en el presente ni en el pasado, condiciones que tienen que ver con la renuncia explícita a la violencia y a la coacción como instrumentos de lucha política".

"RELEVANCIA POLÍTICA"

Por eso, para ELA, la presentación por parte de la izquierda abertzale de las bases para impulsar un nuevo proyecto político constituyen "un acto de especial relevancia política", del que valoran, "sobre todo", la sujeción a "las vías exclusivamente políticas y democráticas", siendo este un compromiso no sujeto a "variables tácticas o factores coyunturales".

Asimismo, ha asegurado que valora "muy positivamente" también "el rechazo explícito que hace al uso de la violencia o la amenaza de su utilización como método para el logro de objetivos políticos".

A su juicio, esta declaración supone que "ya no se dan las razones que el estado esgrimía para empujar su ilegalización", por lo que "la negativa a aceptar la legalización de quienes la suscriben resulta inaceptable".

"Una vez más, tenemos que lamentar que agentes de escasa o nula raigambre democrática estén liderando la opinión pública española en relación con una materia tan grave, y lleguen incluso a marcar la línea política del gobierno socialista en relación con la cuestión vasca", ha lamentado.

Asimismo, ha señalado que "cada vez es más evidente la existencia de sectores mediáticos y políticos que han decidido hacer de la falta de normalización política en Euskal Herria su principal fuente de rentabilidad política".

Tras manifestar que no espera que el Estado "modifique a estas alturas una ley antidemocrática como la Ley de Partidos", ELA ha considerado "inaceptable que las exigencias para la legalización de una sigla política sean modificables al alza o a la baja en función del colectivo que la solicite".

Para ELA, "el imperio de la ley exige que ésta se imponga a todos en condiciones de igualdad y sin sometimiento a otros deseos o principios gobernativos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies