Elkarrekin Podemos pide que el Parlamento debata sobre política industrial ante el "fracaso" del Gobierno Vasco

Rueda de prensa del parlamentario de la coalición Jose Ramón Becerra
EUROPA PRESS
Publicado 12/07/2017 11:27:22CET

Solicitará el apoyo de todos los grupos "sin excepción" y defiende celebrar el debate "lejos del foco partidista"

VITORIA, 12 Jul. (EUROPA PRESS) -

El grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos ha presentado este miércoles una solicitud para que, a partir de septiembre, se celebre en la Cámara vasca un pleno monográfico sobre política industrial, ya que considera que el Gobierno Vasco "está fracasando de forma estrepitosa" al aplicar políticas "de los años 90 a proyectos industriales que deben sobrevivir en el complejo y cambiante panorama postindustrial europeo del siglo XXI".

En una rueda de prensa celebrada en el Parlamento, el parlamentario de la coalición Jose Ramón Becerra ha hecho referencia a la "cascada de anuncios de traslados y cierres de empresas industriales y de presentación de expedientes de extinción de empleo que afectan directa o indirectamente al miles de trabajadores vascos".

Tras destacar que estos anuncios provocan "estupor" entre la ciudadanía, Becerra ha criticado los anuncios "lanzados" desde el Gobierno Vasco y las organizaciones empresariales sobre la recuperación de la economía, ya que "existe una incoherencia evidente entre los alentadores mensajes institucionales y la desoladora realidad del tejido industrial vasco".

Asimismo, ha expresado la "preocupación" de su formación porque "en casi todos los casos que se van conociendo, emerge la figura del Gobierno Vasco como actor principal y casi siempre para mal" y ha citado como ejemplos Fagor-CNA, General Electric, La Naval y Ofita para afirmar que "cada vez la lista va creciendo, como crece el convencimiento de que la política industrial del Gobierno Vasco está fracasando de forma estrepitosa".

POLÍTICA DE LOS 90

Becerra ha acusado al Ejecutivo de Urkullu de "aplicar una política industrial de los años 90 a proyectos industriales que deben sobrevivir en el complejo y cambiante panorama postindustrial europeo del siglo XXI".

"Resulta preocupante que el Gobierno Vasco tenga o haya tenido participación en el accionariado de algunas de las empresas que ahora mismo corren el riesgo de cerrar sus puertas y que, sin embargo, se haya desentendido de su gestión, a pesar de poner el dinero", ha criticado.

También ha considerado "llamativo" que sea el Gobierno Vasco quien "haya auspiciado la entrada de socios capitalistas que lejos de poner en marcha proyectos industriales serios y solventes, en la mayoría de las ocasiones se están limitando a gestionar el cierre y la liquidación de unas actividades industriales que gestionadas de otra manera, podría haber sido viables".

"Los últimos acontecimientos muestran a las claras que la política industrial del Gobierno Vasco está resultando fallida, tanto en lo que respecta al mantenimiento del empleo y tejido industrial ya existente, como en lo relativo a la atracción de nuevos proyectos empresariales capaces de tomar el relevo a las actividades que desaparecen", ha defendido.

ABORDAR EL DEBATE

Por todo ello, ha afirmado que es "imprescindible abordar un debate "serio y sereno que ayude a corregir esta deriva" porque cree que Euskadi necesita una política industrial sólida, coherente y consensuada con todos los agentes sociales porque el futuro de la industria vasca es el futuro de Euskadi".

"Esto es lo suficientemente serio como para que dejemos a un lado nuestras diferencias políticas y tratemos de reflexionar conjuntamente en una clave crítica pero constructiva", ha defendido.

El parlamentario de Elkarrekin Podemos ha anunciado que va a proponer a la mesa del Parlamento, que se reunirá el próximo 27 de julio, que se convoque un pleno monográfico sobre política industrial en el plazo "más breve posible", una vez que se retome la actividad parlamentaria en el mes de septiembre.

Para ello, van a solicitar el apoyo de "todos" los grupos parlamentarios "sin excepción" y espera que esta "invitación" sea acogida "de forma positiva" porque cree que "la sociedad no entendería una respuesta negativa y los miles de trabajadores cuyo futuro ahora mismo está en el aire, tampoco".

"Entendemos que este un tema transversal que debe ser objeto de un análisis lejos del foco partidista y en sede parlamentaria", ha defendido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies