Entra en servicio el colector Ermua-Eibar

Actualizado 02/06/2014 18:03:49 CET

SAN SEBASTIÁN, 2 Jun. (EUROPA PRESS) -

   La consejera vasca de Medio Ambiente y Política Territorial de Gipuzkoa, Ana Oregi, y el alcalde de Ermua, Carlos Totorika, han puesto en servicio el colector de aguas residuales Ermua-Eibar, construido por la Agencia Vasca del Agua (Ura) y que permite que las aguas residuales de Ermua se deriven al colector del Alto Deba, para después depurarlas en la EDAR de Apraitz, en Elgoibar, "evitando la contaminación que afectaba el estado ecológico del río Ego".

   En el acto, en el que también ha participado el director de Ura, Iñigo Ansola, la consejera ha indicado que la conexión deriva las aguas residuales de una población equivalente de 15.000 personas a la Edar de Apraiz y permite el tratamiento "correcto" de un vertido de 50 l/s de promedio, que "afectaban significativamente la calidad de las aguas" del Ego.

   En este sentido, ha destacado que se trata de "una medida necesaria para avanzar en la mejora del estado ecológico del río, probablemente, una de las masas de agua más antropizadas de Euskadi".

   El nuevo colector, construido por Ura en su primera fase, tiene como objetivo captar y derivar mediante distintos colectores las residuales de Ermua, Mallabia y Zaldibar y conectarlos con los del Alto Deba en Eibar. Para ello, se construyen colectores que permitan transportar las aguas residuales provenientes de Ermua y Mallabia desde el nuevo polígono de Goitondo y la población de Mallabia, y derivarlos hasta el punto de conexión previsto en Eibar.

   Oregi ha indicado que la longitud del colector construida en esta primera fase del proyecto es de 115 metros de longitud de tubería con un metro de diámetro y de 390 metros de 1,2 metros de diámetro. Ura se ocupará, a través de las redes de seguimiento del estado de las masas de agua, de comprobar la evolución y de informar a todos los agentes implicados y a la ciudadanía de los resultados.

   Ansola ha indicado que "las administraciones del País Vasco y el sector industrial han hecho en los últimos años un gran esfuerzo para minimizar la presión que suponen los vertidos de origen urbano e industrial, lo que incide en la progresiva mejoría del estado de nuestros ríos y costas".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies