Erkoreka afirma que el Plan de Paz "está situado en la vía de en medio" y es "una apuesta ponderada y de equilibrio"

 

Erkoreka afirma que el Plan de Paz "está situado en la vía de en medio" y es "una apuesta ponderada y de equilibrio"

Josu Erkoreka
EUROPA PRESS
Actualizado 17/12/2013 22:44:16 CET

Pide a todos que "arrimen el hombro" y se comprometan a seguir aportando para lograr "un escenario final" de paz y convivencia

VITORIA, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha destacado que el Plan de Paz "está situado en la vía de en medio" y es "una apuesta ponderada y de equilibrio" ante los que critican el documento por ser "equidistante" con las víctimas y los que acusan al Ejecutivo de ser "excesivamente sectario" a la hora de "identificar las fuentes de la violencia" al responsabilizar, en gran parte, a ETA. Además, ha pedido a todos que "arrimen el hombro" y se comprometan a seguir haciendo aportaciones para llegar a "un escenario final" de paz y convivencia.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, que se ha celebrado en Vitoria, Erkoreka ha manifestado que el Ejecutivo "tiene claro" que el Plan de Paz y Convivencia que ha aprobado está tramitado desde una perspectiva abierta porque ha sido sometido a la consideración de todas las formaciones políticas, grupos parlamentarios y agentes sociales que operan en este ámbito.

"El Gobierno ha hecho un esfuerzo notable de incorporación de las aportaciones hechas durante el periodo de consultas por este tipo de entidades", ha añadido.

En este sentido, ha destacado que "no es, por tanto, un plan aprobado por el Gobierno para sí mismo y con su exclusiva participación, sino que ha contado con la participación social y que incorpora en muchas de sus previsiones y sus compromisos aportaciones que han sido formuladas por todos aquellos agentes y actores que han sido consultados".

"Ahora bien, el Ejecutivo, a partir de ahí, considera que sus actuaciones tienen que acomodarse a lo previsto en ese plan y asume ese compromiso", ha aseverado.

De esta forma, ha precisado que ello no significa que el plan, a partir de ahora, sea un instrumento "cerrado y opaco, impermeable a las aportaciones de los agentes sociales", sino que, "quien considere que puede seguir haciendo aportaciones que contribuyan a su mejora", el gabinete de Urkullu esta dispuesto a "escucharlas, atenderlas y tenerlas en consideración".

"Es un plan abierto, aunque el Gobierno lo convierta en la hoja de ruta que va a marcar la orientación que imprimirá a sus actuaciones en el ámbito de la paz y la convivencia, sigue considerándolo un documento abierto", ha añadido.

CRÍTICAS

Sobre las críticas a este documento, ha recordado que éste "está siendo acusado de una cosa y de la contraria, y al mismo tiempo". "Se le acusa simultáneamente de ser equidistante y de ser excesivamente sectaria a la hora de identificar las fuentes de la violencia porque se nos dice que sólo identifica la violencia generada por una parte y no lo de la otra", ha añadido.

A su juicio, "es evidente que ambos reproches no se le pueden hacer". Por ello, el Ejecutivo cree que el Plan de Paz "está situado en la vía de en medio, que pondera posiciones de unos y otros y que hace una apuesta por una estrategia ponderada y de equilibrio".

Tras recordar que el Gobierno ya ha dicho lo que va a hacer con este texto, ha señalado que, a partir de ahí, será cada grupo parlamentario el que tenga que justificar las iniciativas que plantee al Gobierno".

Josu Erkoreka ha mostrado su confianza en que "todo el mundo se comprometa, en relación con el escenario de la paz y la convivencia, en arrimar el hombro y en hacer lo que buenamente aporte o pueda aportar para aproximarnos al escenario final".

"El Gobierno siempre ha dicho que el acuerdo en este campo era difícil, que era consciente de que el acuerdo inicial no es sencillo y que, en todo caso, el acuerdo puede plantearse como meta de la actuación del Plan de Paz", ha indicado.

Por ello, cree que "los desencuentros en los debates, que son saludables, son inevitables y no tienen por qué impedir que se siga avanzando si existe buena disposición y voluntad por parte de todos para arrimar el hombro y para comprometerse con un escenario definitivo de paz y de convivencia".

"Y, por lo tanto, no cree el Gobierno que la existencia de debates tenga por qué ensombrecer o dificultar el empeño de avanzar hacia ese escenario de paz y convivencia, cuyos acuerdos se producirán, en su caso, al final del camino a recorrer, pero no en el principio porque esto era francamente complicado", ha concluido.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies