Errenteria financia una casa de acogida en el Congo para niñas tachadas de "brujas" y repudiadas por sus familias

Casa de acogida
ONG DERANDEIN
Publicado 26/05/2018 9:33:34CET

BILBAO, 26 May. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Errenteria (Gipuzkoa) colabora en el sostenimiento de la casa de acogida "Nuestra Señora de Covadonga", ubicada en Kinshasa (República del Congo), que da refugio a 20 menores adolescentes, expulsadas por sus padres de sus casas porque se les tacha de "brujas" y las acusan de ser causantes de las desgracias de sus familias (muertes, enfermedades, etc).

Según han informado a Europa Press desde la ONG Derandein, que gestiona el proyecto, las beneficiarias directas del mismo son las niñas consideradas "brujas, expulsadas de sus familias y estigmatizadas por la sociedad en general y sin ningún tipo de apoyo, expuestas a todo tipo de violaciones y maltratos".

Se trata de niñas provenientes de dos barrios más humildes del Barrio de Kingabwa-Limete, en Kinshasa. Sus edades van desde los 6 años que conviven en la casa hasta los 18 años de edad. "Tratamos de dar una segunda oportunidades a las denominadas 'niñas brujas', excluidas de la sociedad, a través de la ampliación del centro y de la formación integral, a nivel personal y profesional", han explicado desde la ONG vasca.

"Todas esas creencias sobre brujería tienen un aliado fuerte: las sectas, que se aprovechan de la ignorancia de la población que busca una explicación inmediata de lo que les pasa. Los pastores/chamanes culpan de cualquier mal familiar a un miembro de la misma, que es expulsado de casa", han indicado, para añadir que en la ciudad de Kinshasa deambulan "miles de niños abandonados por la calle; y en el barrio de Kingabwa se estima unos 5.000, pasado meses en la calle sufriendo toda clase de vejaciones".

Según han apuntado desde Derandein, "estos chamanes tienen mucha capacidad de convocatoria y seguimiento ante la total ignorancia de la gente, y esta práctica está muy extendida en la República Democrática del Congo, donde las tradiciones y las creencias religiosas (sectas) siguen teniendo mucha fuerza". "Si a un niño se le identifica como culpable de las desgracias, enfermedades o cualquier penuria familiar, queda estigmatizado y excluido de la vida social", han lamentado.

La organización TRACAF, con la que colabora la ONG Derandein, trabaja en la recuperación de los más vulnerables: las niñas. De momento, la Casa de Acogida Nuestra Señora de Covadonga, puesta en marcha en 2014, alberga 12 niñas internas y ocho externas (por falta de infraestructuras) llamadas 'brujas', en situación de desamparo.