La Ertzaintza alerta sobre nuevos casos en Vitoria de hurtos a ancianos mediante el 'abrazo solidario'

Publicado 06/07/2018 20:05:39CET

En lo que va de año se han recogido 37 denuncias en la capital alavesa

VITORIA, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Ertzaintza ha alertado a la ciudadanía de la proliferación en las últimas fechas de sustracciones en Vitoria, principalmente a personas de edad avanzada, mediante el método del 'abrazo solidario'. En lo que va de año se han recogido ya 37 denuncias en la capital alavesa

Según ha informado el Departamento vasco de Seguridad, los hurtos son protagonizados sobre todo por mujeres, que abordan a las víctimas en la vía pública para llegar a establecer un contacto físico, utilizando cualquier excusa, con el objetivo de apoderarse al descuido de las joyas y los objetos de valor.

En algunas ocasiones piden información de una institución o una dirección, llegando en el caso de los hombres a proponerles relaciones de carácter sexual. Tras solicitar la supuesta colaboración, muestran su agradecimiento abrazando a las víctimas.

Tal y como ya informó la Ertzaintza el pasado mes de mayo, con el inicio del período estival se incrementa un tipo de hurto a personas conocido como 'el abrazo solidario'. Básicamente, se trata de sustracciones protagonizadas por desconocidos, sobre todo mujeres, cuyas víctimas serían personas de edad avanzada.

El método utilizado consiste en acceder físicamente a la víctima solicitándole ayuda para encontrar una dirección o la búsqueda de algún establecimiento público y seguidamente mostrar su agradecimiento mediante un abrazo para arrebatarles los objetos de valor visibles, como joyas, relojes o incluso carteras.

En base a las denuncias presentadas, se pueden establecer dos variantes: el abrazo simple practicado por una única persona aunque en realidad va acompañada discretamente por otras para su protección y facilitar la huida. En este caso, se han llegado a realizar propuestas de índole sexual para acercarse más a las víctimas por medio de caricias para hurtar cadenas o medallas o incluso sujetarles la mano para extraer el reloj o anillos.

En la segunda modalidad, utilizan un vehículo. Aquí intervienen más autores, normalmente con un varón al volante. Tras elegir a la víctima, a la que consiguen atraer hasta el coche, le sustraen sus pertenencias al descuido desde la propia ventanilla o alguna de sus ocupantes se baja para simular su agradecimiento por la supuesta ayuda facilitada. En menores ocasiones se han dado situaciones de tirones violentos.

También, para atraer la atención de la víctima, han llegado a aludir a algún familiar o le regalan alguna baratija para ponérsela y así poder acceder al contacto físico. Se valen de cualquier excusa para aproximarse y sustraer las joyas de valor que lleva puesta la víctima.

En la comisaría de Vitoria se han recogido el pasado mes de junio 13 denuncias relacionadas con estos delitos, alcanzando un total de 37 en todo el año. Estos datos reflejan un mayor incremento con el inicio de los meses estivales.

La mayoría de las víctimas de este tipo de delitos se corresponde con personas de edad avanzada que, en principio, son más vulnerables y pueden responder con menor resistencia en caso de darse cuenta del hurto. Además, son seleccionadas previamente por llevar joyas en lugares visibles, colgantes o collares en el cuello o pulseras y relojes en las muñecas.

Las personas autoras suelen ser, en su mayoría, mujeres jóvenes, normalmente de baja estatura y complexión fuerte. Las indagaciones practicadas por la Ertzaintza han podido establecer que se trata de grupos especializados en estos hurtos y de continua movilidad geográfica.

Contador