ETA hará "autocrítica" pero dice que no se equivocó en el franquismo

 

ETA hará "autocrítica" pero dice que no se equivocó en el franquismo

Reacciones al comunicado de ETA
EUROPAPRESS
Actualizado 27/03/2016 17:32:00 CET

Reconoce que no está "donde esperaba" porque no se ha iniciado "un proceso de paz y resolución" y la situación de presos "no se desatasca"

BILBAO, 27 Mar. (EUROPA PRESS) -

ETA asegura que afrontará "con claridad" una autocrítica del pasado, pero afirma que "no se equivocó" cuando se "levantó" contra el franquismo y se opuso a la transición. Además, ha reconocido que no está "donde esperaba" y no se ha iniciado "un proceso de paz y resolución", mientras que la situación de los presos "no se desatasca".

En este día de Aberri Eguna, ETA apuesta por construir "la independencia entre todos", y por lograr el derecho a decidir como forma de "solucionar el conflicto". Asimismo, expresa su deseo de que "el candado de 1978 se rompa" y se materialice "el derecho de autodeterminación de Euskal Herria".

En un extenso comunicado publicado en el diario Gara, recogido por Europa Press, la banda señala que, "en este momento en que hay que construir el futuro", hay quien pide a la banda que "mire atrás". "ETA no eludirá esa tarea y la afrontará con sinceridad, por la vía de la autocrítica y la convivencia", anuncia.

ETA, que no hacía publico un comunicado desde septiembre del pasado año, precisa, no obstante, que "algunos de quienes se empeñan en esto tienen otro tipo de deseos e intenciones", y considera que pretenden "un objetivo de limpiar su responsabilidad en la estrategia represiva del Estado y de perjudicar el razonamiento político e histórico de la izquierda abertzale".

"Los independentistas de izquierdas no nos equivocamos cuando nos levantamos contra el franquismo, ni nos equivocamos cuando dijimos un no rotundo e hicimos frente a la posterior reforma tramposa (la transición). Habremos cometido errores, en ocasiones graves e injustos si hay que decirlo así, pero en esas dos cosas, no", indica.

Frente a ello, apunta que "no actuaron correctamente, ni mucho menos", quienes "colaboraron mano a mano con los Gobiernos del GAL en la dispersión de los presos y el resto de cuestiones". "Y no han actuado correctamente quienes siempre se han alineado con las fuerzas partidarias del Estado cada vez que se han abierto opciones de paz", manifiesta.

PNV Y GOBIERNO VASCO

En este sentido, el comunicado señala directamente a PNV y al Gobierno vasco por plantear "un fraude" en esta revisión del pasado. "Antes, aunque solamente fuera algunas veces, admitían que el conflicto vasco no empezó con ETA", indica, para reprochar que ahora no hacen lo mismo, y lo atribuye a "la involución desde el tiempo de Ibarretxe al de Urkullu".

ETA afirma que ellos no fueron "buscando la guerra", sino que "el conflicto nos lo trajeron a casa". "No queremos con ello suavizar nuestra responsabilidad porque somos responsables de lo que hemos hecho, pero también queremos remarcar que, incluso en los momentos más duros, siempre hemos intentado dar cauce a propuestas de paz", indica.

En este sentido, recuerda la decisión de abandonar definitivamente la actividad armada hace cinco, y señala que "la respuesta, en cambio, está siendo la misma de siempre, también ahora".

"Lamentablemente, para los Estados más importante que la paz es preservar su dominio", dice, para poner como ejemplo el caso de Cataluña. Por ello, señala que "el proceso independentista es también un proceso por la democracia y un proceso de paz". "Dicho más concretamente, tiene que ser un proceso para superar todas las consecuencias del conflicto", asevera.

Tras constatar que "ha cambiado la situación de raíz", apunta que todavía se está "en una transición entre el viejo ciclo del conflicto que no se acaba de cerrar totalmente y la nueva era de la paz y la libertad que no se ha abierto al completo".

No obstante, considera que se han "derrumbado los proyectos políticos basados en la negación de Euskal Herria" y existe "la oportunidad de construir nuevos puentes y producir cambios profundos".

ETA lamenta que, tras renunciar a ejercer la violencia, "no estamos donde esperábamos". "No se ha iniciado un proceso dialogado de paz y resolución, ni con los estados ni entre las fuerzas políticas de Euskal Herria, con la excepción de Ipar Euskal Herria", manifiesta.

De esta forma, destaca que "las consecuencias del conflicto siguen sin resolverse, y el nudo principal que es la situación de los presos políticos vascos continúa sin desatarse". "No se ha alcanzado un acuerdo democrático que se basaría en el reconocimiento del derecho a decidir de Euskal Herria y superaría definitivamente el conflicto político", subraya.

SITUACIÓN DEL ESTADO

ETA hace referencia también a la situación creada en el Estado español tras las elecciones generales del 20 de diciembre, y remarca que, "lamentablemente, en España no hay relación de fuerzas suficiente para que se produzcan cambios profundos".

Aunque admite que se ha abierto un debate sobre la opción de "democratizar sus estructuras", no cree que "las fuerzas que se declaran de izquierdas lleguen a un acuerdo que tuviera en el centro el derecho a decidir". "¡Qué más quisiéramos que el candado de 1978 se rompiera y se aceptara y materializara el derecho de autodeterminación a Euskal Herria!", puntualiza.

En su opinión, ni España ni Francia "son capaces de ofrecer propuestas políticas integrales que satisfagan las reivindicaciones mínimas de Euskal Herria y la ciudadanía vasca", pero sí observa relación de fuerzas para lograr "cambios de fondo en las naciones sin Estado", como "en Catalunya, pero también en Euskal Herria". "Sus procesos constituyentes serían, en última instancia, verdaderos procesos de democratización", insiste.

INDEPENDENCIA

La banda destaca su apuesta "por construir un proyecto independentista compartido, que beneficie a toda la ciudadanía". En este contexto, señala que "hay mucha gente que no ha tomado partido por la independencia hasta el momento" y aboga por que "sensibilidades diferentes trabajen en colaboración para hacer frente a los retos principales" del pueblo vasco.

A su juicio, hay que "conseguir grandes acuerdos a fin de superar las consecuencias del conflicto, y que el pueblo reciba todo el beneficio", se necesita conseguir "un acuerdo político sobre el derecho a decidir y que su materialización se convierta en eje de la política vasca", así como "abrir camino al proceso democrático, el proceso de la conformación de Euskal Herria, con el objetivo de dar respuestas concretas a las necesidades de la ciudadanía vasca".

La banda cree que "el reto es construir un proyecto popular entre todos y para todos". Además, subraya que "el abertzalismo, principalmente el de izquierdas, ha puesto "bases sólidas" para lograr ese objetivo, como la consideración de que "la liberación nacional y la liberación social son dos caras de la misma moneda" o la de que "el ciudadano vasco es todo aquel que vive y trabaja en Euskal Herria".

ETA considera que toca construir "el proyecto independentista del siglo XXI", en el que "el Estado vasco no solo aparece como la fórmula de avance para la identidad, la cultura o la lengua vascas, sino también como vía para una sociedad más justa". "Además de los abertzales, otros muchos ciudadanos tienen que llegar a esa conclusión", añade.

En su opinión, "ese Estado vasco" es la solución para "satisfacer las necesidades mínimas de todas las personas", y cree que hay que crear el proyecto independentista "entre muchos, entre diferentes".

En esta línea, señala que "lo que ofrecen los Estados español y francés es falta de reconocimiento, desprecio, imposición y opresión, siglo a siglo".

Por último, se refiere a los atentados de Bruselas y afirma que los "revolucionarios" no pueden aceptar matanzas que tienen como objetivo a "simples ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies