Euskaltel asegura que los directivos incluidos en el Plan de Incentivos reinvertirán en la compañía 12,5 millones

Publicado 24/06/2015 19:03:44CET

Precisa que aportaron de su patrimonio personal y "si la compañía no se hubiera revalorizado" podrían haber perdido el doble

BILBAO, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

Euskaltel ha asegurado que los 24 directivos incluidos en su Plan de Incentivos reinvertirán "voluntariamente" en acciones de la compañía un total de 12,5 millones de euros y que 3,5 millones en acciones se destinarán al resto de la plantilla. Además, ha precisado que cada uno de los directos aportó entre 24.000 y 975.000 euros de su patrimonio personal y "si la compañía no se hubiera revalorizado" podrían haber perdido el doble.

La empresa ha realizado estas precisiones tras las críticas recibidas desde sindicatos y partidos políticos por la cuantía del bonus extraordinario para miembros del equipo directivo con motivo de su salida a Bolsa. El propio Gobierno vasco deseó que los incentivos "se reinvirtieran en acciones de la empresa para reforzar su compromiso con el País Vasco".

En un comunicado, el operador vasco de telecomunicaciones ha aclarado que el Plan de Inversión e Incentivos de Euskaltel fue "impulsado y aprobado" por el Consejo de Administración de Euskaltel, como "órgano soberano de la compañía".

Además, ha recordado que es "política habitual" entre las empresas con participación "significativa" de fondos de inversión, que éstos requieran a los directivos "clave" la involucración económica, "aportando patrimonio personal, en la suerte de la marcha de la compañía, como forma de incentivación, pero también de asunción del riesgo empresarial, asumiendo el mismo papel equivalente a los accionistas". "Esto es, aportar parte de su patrimonio personal de forma que su evolución siga la misma suerte que la empresa", ha añadido.

Según explica, en el caso de Euskaltel, se requirió que los directivos considerados "clave" por los órganos de gobierno de la compañía hicieran "aportaciones económicas personales por un volumen diferente en función de la responsabilidad de cada directivo" y bajo el nombre de plan de inversión e incentivos (Investment Agreement and Management Incentive Plan).

Este plan es "de largo plazo", se encuentra vigente por un plazo mínimo de cinco años y como máximo, hasta 2025, salvo que se produjera antes una salida mayoritaria del capital por parte de todos los accionistas, por venta a un tercero, o una salida a Bolsa de más del 50% del capital, "y condicionado a la permanencia del directivo en Euskaltel durante la vigencia del Plan".

"De este modo, los directivos asumían la posibilidad de un incentivo que multiplicase el valor de su aportación, pero también asumían el riesgo inherente a la operación puesto que la evolución de sus aportaciones dependería de la evolución de la valoración de la compañía", ha indicado, a la vez que ha advertido de que "incluso, podrían perder hasta el doble de su aportación si la compañía no aumentara significativamente su valor".

El Plan de Incentivos estaba basado en la obtención, por los directivos partícipes, del Plan de rendimientos "negativos o positivos, dependiendo de la evolución del valor de Euskaltel, desde el momento inicial del cambio accionarial en diciembre de 2012, hasta el valor final, calculado en el momento de la venta de la mayoría del capital de Euskaltel".

Según Euskaltel, de acuerdo al plan, los directivos "perderían el doble del importe invertido" si Euskaltel no alcanzara una revalorización "tal que el valor final fuera como mínimo de 1,5 veces el valor inicial". "Con un valor final de exactamente 1,5 veces el valor inicial, el rendimiento sería cero, y se recuperaría el valor invertido. Con un valor final por encima de 1,5 veces el valor inicial, el rendimiento se multiplica más que proporcionalmente", ha explicado.

La empresa ha puntualizado que, "el caso que se ha producido es un valor final medio de aproximadamente 3,12 veces en valor inicial", lo que implica "un rendimiento de casi 13 veces el importe invertido, que neto de impuestos equivale a 7 veces el importe invertido".

Además, según ha manifestado, la cantidad que percibirán los directivos designados por el Consejo de Administración acogidos al plan de inversión e incentivos, y el coste de las acciones que se entregarán gratuitamente a los empleados, se detraerán de la rentabilidad obtenida por los accionistas en la operación de salida a Bolsa.

"Esto es, los accionistas pagarán esos incentivos, descontando de sus resultados (del dividendo a percibir justo antes de la salida a Bolsa) tanto la cantidad a abonar a los directivos del plan como las aportaciones en forma de entrega gratuita de acciones al resto de empleados", ha precisado.

DIFERENTES APORTACIONES

Las aportaciones de los directivos de Euskaltel han oscilado entre los 24.000 y los 975.000 euros por persona" y, por lo tanto, el volumen de la rentabilidad varía en función de la cantidad invertida".

Respecto a "la evolución del valor de la compañía", Euskaltel ha precisado que "ha sido muy positiva, según el rango de precios señalado tras la percepción de la demanda por parte de los posibles inversores".

"A ello ha ayudado la mejora de la situación de la economía y del sector de telecomunicaciones desde 2012 (momento de riesgo de salida del euro, inicio del deterioro de las variables macroeconómicas de Euskadi, etc.), que ha dado lugar a una mejora significativa de los múltiplos de valoración de las compañías del sector en el que está Euskaltel (de menos de 7 veces EBITDA en 2012 a más de 10 veces EBITDA en 2015)", ha añadido.

Por otra parte, ha puntualizado que unos 22 millones de euros "se retienen como impuestos, que ingresará en la Hacienda Foral" y que "de los 28 millones restantes, 16 millones se materializarán en acciones de la compañía".

Euskaltel ha asegurado que los 24 directivos incluidos en el Plan de Inversión e Incentivos "reinvertirán en la compañía voluntariamente el 50% del incentivo", un total de 12,5 millones de euros, en acciones de la compañía "y asumen voluntariamente un compromiso de permanencia de la propiedad de esas acciones un mínimo de un año".

Un total de 3,5 millones en acciones se destinará el resto de la plantilla, ya que "cada uno recibe un número de acciones equivalentes a dos mensualidades salariales", como consecuencia de la propuesta de la compañía a los accionistas.

"De este modo, todo el equipo humano de Euskaltel se convierte en accionista, con una participación del 1,3%, un 1% los directivos y un 0,3% el resto de empleados", ha asegurado.

Por último, Euskaltel ha manifestado que "más allá de las cifras, lo que reside detrás es un equipo comprometido con el proyecto, con vocación a largo plazo y que concede una gran estabilidad a la compañía".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies