Expresos de ETA reclaman que se ponga fin al primer grado penitenciario y llaman a utilizarlo como "arma política"

Los ex presos Aritz Arginzoniz y Sara Majarenas
EUROPA PRESS
Publicado 15/04/2018 14:01:04CET

Animan a participar en la manifestación 'Bada garaia. Presoak kalera!' que tendrá lugar el próximo día 21 en Bilbao

SAN SEBASTIÁN, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

Ex presos de ETA han considerado que, dentro del compromiso del EPPK de "recorrer jurídica y políticamente el camino de la legislación ordinaria", es "imprescindible poner fin al primer grado penitenciario" para que en el Estado español "resulte eficaz". Además, han llamado a convertir esta petición en un "arma política, que nos una como pueblo para lograr la paz, la libertad y la convivencia".

Un nutrido grupo de exreclusos, dentro de la dinámica Kalera Kalera de la izquierda abertzale, han comparecido este domingo en la plaza Zuloaga de San Sebastián, donde los portavoces Aritz Argingoniz y Sara Majarenas han leído un manifiesto con las prioridades para dar una solución a la situación de los presos y han hecho un llamamiento a participar en la manifestación 'Bada garaia. Presoak kalera!' que tendrá lugar el próximo día 21 en Bilbao.

Majarenas ha señalado que, en el marco general del 'Día internacional del preso político', los expresos y toda la Izquierda Abertzale quieren resaltar "el carácter político de los presos, refugiados y deportados políticos vascos". "Su lucha es política, porque en este pueblo, Euskal Herria, ha habido y sigue habiendo un conflicto político sin resolver, en el que de forma diversas los presos han tomado parte", han manifestado.

Por ello, para "dejar claro este aspecto político en un tiempo en el que se intenta tergiversar y manipular las realidades, los conceptos y sus significados", han hecho un llamamiento para "llenar de nuevo" las calles de Bilbao el próximo sábado 21 tomando parte en la manifestación que partirá a las 17.30 horas desde La Casilla.

En esa línea, Majarenas ha recordado que en estos dos años "han pasado muchas cosas, algunas positivas y otras dolorosas". Entre las positivas, ha destacado "los pasos que se han ido dando en la construcción de un marco de resolución integral sobre las consecuencias del conflicto", mientras que entre las dolorosas se ha referido a la muerte en prisión de los presos "Kepa del Hoyo, Belén González y Xabier Rey".

Asimismo, ha resaltado que, a pesar del "bloqueo y las dificultades que pone el Estado español para obstaculizar cualquier avance", lo cierto es que "el marco de resolución poco a poco se está construyendo" y ha incidido en que en el Estado francés se ha abierto una línea de diálogo entre una amplia delegación del País Vasco francés y el Ministerio de Justicia francés, que ha permitido "romper con el inmovilismo hasta ahora mantenido, en forma de traslados a cárceles cercanas a Euskal Herria".

Por su parte, ha apuntado que en Euskadi y Navarra "se está avanzando despacio pero de manera firme a la hora de buscar soluciones a las consecuencias del conflicto", al tiempo que ha destacado el consenso existente entre "agentes políticos, sociales e institucionales en torno a el fin de la política penitenciaria actual, acabar con la dispersión, o la libertad de las presos enfermos".

"La construcción del marco de resolución está necesitando de aportaciones positivas por parte de todos los agentes sociales y políticos para ir esclareciendo y proyectando los espacios de intervención conjunta", ha manifestado.

PRIMER GRADO

En este sentido, ha recordado que el EPPK, en el debate que concluyó el pasado verano, tomó el compromiso "de recorrer jurídica y políticamente el camino de la legislación ordinaria", vía que "está siendo ya implementada en las cárceles". "Pero en el Estado español para que resulte eficaz es imprescindible poner fin al primer grado penitenciario", ha considerado.

Según ha asegurado, "la sociedad vasca de manera mayoritaria, los agentes sociales y políticos, las instituciones vascas, la Izquierda Abertzale, y el EPPK han establecido un consenso en torno a una cuestión de procedimiento: la legalidad ordinaria". A su juicio, el "primer escollo a superar" en este proceso es el primer grado penitenciario.

"El Estado con su gobierno al frente tratará de obstaculizar el acceso a este derecho. Tenemos que convertir estas negaciones, estos impedimentos, en un arma política que nos una como pueblo para lograr la paz, la libertad y la convivencia. Porque al haber consenso, la negación no es a los presos solamente, es a todos quienes participan en el consenso", ha enfatizado.

Finalmente, los expresos consideran que, en adelante, "recurrir el primer grado va adquirir una relevancia fundamental en el marco de resolución". "Hagamos, pues, de la superación del primer grado un leiv motiv político, porque no es solamente una reclamación administrativa, es sobre todo una reclamación política", han concluido.