La FAD recomienda establecer diferentes estrategias preventivas para abordar los problemas de drogadicción

Presentación de la FAD Javier ELzo, Eusebio Megías, y Teresa Laespada.
EUROPA PRESS
Actualizado 15/05/2013 18:01:05 CET

BILBAO, 15 May. (EUROPA PRESS) -

La Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD), con la colaboración del Instituto Deusto Drogodependencias, ha presentado su última investigación, "Mismas Drogas, distintos riesgos". Se trata de un ensayo de tipología de jóvenes consumidores de entre 18 y 25 años, que advierte de la necesidad de abordar a través de diferentes estrategias preventivas los problemas derivados de las mismas drogas, debido a la existencia de diferentes perfiles asociados a las mismas sustancias.

A la presentación han acudido el catedrático de sociología, Javier Elzo, la directora del Instituto Deusto de Drogodependencia Teresa Laespada y el director técnico de la FAD, Eusebio Megías.

El director técnico de la FAD, Eusebio Megías, ha denunciado que los problemas derivados de las drogas, han sido abordados de manera "incompleta", ya que hasta ahora no se han tenido en cuenta las características particulares de los individuos, dando por hecho que los mismos parámetros eran válidos para tratar a los consumidores de una misma droga.

Sin embargo, el representante de la FAD ha indicado que dichos problemas dependen de las características del consumidor, como su actitud ante la vida, su percepción sobre las drogas, la aceptación cultural del entorno, sus valores o su percepción del riesgo y su actitud ante el mismo.

La investigación de la FAD ha tratado de identificar los perfiles concretos que tienen estos consumidores para poder adaptar las soluciones a estos perfiles, con el objetivo de abandonar las estrategias preventivas "homogéneas" aparejadas a cada droga.

Para lograr este objetivo, los miembros de la FAD establecieron una encuesta discriminatoria donde los encuestados debían responder afirmativamente por lo menos una de estas preguntas: si se habían emborrachado por lo menos en dos ocasiones en el último mes, si habían consumido hachís por lo menos en una vez en la última semana o si habían consumido alguna droga dura en el último mes. Esto ha dado lugar a una muestra "intencionada" de 750 jóvenes "grandes consumidores y policonsumidores muy estables".

Eusebio Megías ha señalado que el rasgo "diferenciador" utilizado para clasificar los perfiles de los diferentes consumidores de drogas no son ni la edad ni el sexo, sino la percepción al riesgo de cada individuo y su actitud ante él, lo que ha llevado al establecimiento de tres perfiles con diferentes características: "Despreocupados" el 38 por ciento de la muestra, "experimentados" el 32 por ciento de la muestra y el 30 por ciento "precavidos".

Según el catedrático de Sociología Javier Elzo, la percepción de los problemas varía en función de muchos factores, como los culturales o los personales. Además, ha mostrado su indignación por la actitud ante el alcohol que muestra nuestra sociedad en comparación con el tabaco, ya que "el alcohol es todavía peor que el tabaco, ya que mata socialmente y no sólo biológicamente".

Tal y como han desgranado los asistentes, el primer grupo corresponde al perfil de "persona desinteresada por todo aquello que no sea su mundo inmediato, desinterés de un proyecto social, desinterés por un proyecto de vida, familiar. Simplemente son personas preocupadas por seguir viviendo sin pensar en el futuro". Son definidos como personas "autistas", "ensimismadas" y con una reflexión "muy primitiva". Este grupo es señalado como el más preocupante, y su perfil más común es el de personas que ni estudian ni trabajan.

El segundo grupo calificado de "experimentadores", es definido como sujetos que asumen que la vida supone un riesgo, y para poder disfrutar de ella, es necesario correr riesgos, son "sujetos hedonistas" que "valoran el disfrute". Estos sujetos son definidos como consumidores de todo tipo de drogas pero en menor cantidad y su perfil más común es el de estudiante de estudios superiores.

En tercer lugar están los "precavidos", cuya diferencia reside en la crítica. Son definidos como sujetos respetuosos con las normas sociales, ya sean de salud, seguridad o religión, por lo que se les supone más cuidado en el consumo. Son definidos como consumidores "sociales", que optan por consumir para encajar en un grupo o definir su propia identidad. Es un elemento de "integración".

"El consumo no se distribuye homogéneamente entre los jóvenes. A pesar de la percepción generalizada sobre el abuso general de las drogas por parte de los jóvenes, existe un consumo intensivo pero concentrado en un pequeño porcentaje, aproximadamente el 15 por ciento de los jóvenes", ha señalado Eusebio Megías.

Por su parte, Javier Elzo ha definido dos perfiles de consumidores: "el hedonista ilustrado que calcula sus planes para prolongar su diversión y evitar hacerse daño y el 'Jouisseur' que está dispuesto a morir por el gozo". Para realizar una "precisa" identificación, el catedrático de sociología ha afirmado que hay que conocer cómo el individuo se acerca al consumo y qué actitud toma ante la experiencia y sus riesgos.

Los ponentes han coincidido en defender que cada perfil debe tener diferentes soluciones, "ya que cada problema es diferente". "No sólo existe una correlación entre intensidad del consumo y problemas derivados del consumo, determinadas maneras de estar en el mundo generan diferentes problemas", han asegurado.

Además, han pedido la regulación jurídica de la situación del cannabis, "ya sea a través de los clubs sociales actuales configurados en asociaciones", que actualmente se encuentran en un "limbo" jurídico, "o a través de controles más estrictos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies