Las familias desalojadas por el desprendimiento en el Paseo del Faro de San Sebastián seguirán otro día realojadas

Publicado 12/03/2018 14:08:11CET

SAN SEBASTIÁN, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las cinco familias desalojadas por el desprendimiento ocurrido este pasado fin de semana en el Paseo del Faro de San Sebastián seguirán, al menos, otro día más realojadas. La lluvia ha impedido que la maquinaria accediera a retirar la tierra que hay sobre la carretera, según ha informado el Ayuntamiento donostiarra.

Los técnicos municipales del departamento de Urbanismo se han desplazado esta mañana al lugar del desprendimiento donde se ha determinado que, con la lluvia que ha comenzado a caer en la capital guipuzcoana, no se podía meter la maquinaria para retirar la tierra que hay sobre la carretera.

En ese sentido, el Consistorio ha explicado que la lluvia reblandece el terreno, lo que podría hacer que hubiera más desprendimiento de tierra si se inician las labores de retirada de la tierra.

Por ello, las cinco familias desalojadas van a seguir al menos otro día más realojadas. Dos de ellas se encuentran en hoteles de la ciudad y tres en casas de amigos y familiares.

El edil de Urbanismo, Enrique Ramos, ha recordado que el desprendimiento se produjo en la madrugada del viernes al sábado a la altura del número 59 del Paseo del Faro. Se trata de una ladera que está debajo del edificio de, aproximadamente, unos 12 metros de altura.

Ese deslizamiento de la ladera "ha hecho que haya quedado al descubierto todo el terreno que está allí y que se haya caído sobre la carretera que sube al propio Paseo del Faro". Distintos servicios de Guardia Municipal, bomberos y Urbanismo se trasladaron al lugar del desprendimiento y durante todo el fin de semana se ha estado analizando "la geología, el terreno, y viendo si se ha afectado a la estructura del propio edificio".

ESTRUCTURA DEL EDIFICIO

Según ha señalado, "en principio parece que no hay una afección directa a la estructura del propio edificio". No obstante, es preciso solucionar el deslizamiento de esta ladera, "no solo en ese número sino también al edificio contiguo, que es el número 57".

"Los técnicos de urbanismo están analizando la mejor solución técnica y viable para poder resolver esta cuestión. Hay un número importante de tierra y de hormigón que se ha desplazado y que en primer lugar habrá que retirar para posteriormente abordar la solución definitiva", ha reiterado Ramos.

En esa línea, el edil ha apuntado que se está analizando si las familias desalojadas pueden volver a sus domicilios. "Parece que la estructura no está afectada, en cuyo caso podrían volver probablemente entre hoy o mañana a su vivienda", ha señalado, al tiempo que ha precisado que, independientemente de esa cuestión, "la definición definitiva del proyecto, la solución definitiva y su ejecución todavía tardará".

"En primer lugar habrá que analizar la posibilidad de retirar la tierra y el hormigón que se ha deslizado para poder hacer operativa de nuevo la carretera, lo cual haremos en los próximos días y posteriormente, la solución definitiva de toda la ladera que llevará más tiempo, incluso meses", ha concluido.