El Gobierno y ETA iniciarán de inmediato las conversaciones para la paz

Actualizado 18/06/2006 2:13:30 CET

MADRID, 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno y la banda terrorista ETA iniciarán "de inmediato" las conversaciones para llevar a buen puerto el proceso de paz, según publica 'El País' en su edición de hoy, domingo 18 de junio.

En concreto, la primera reunión que celebrarán las dos partes tendrá lugar, según el diario, "al hilo" de la próxima comparecencia en el Congreso del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que está prevista para antes de diez días.

'El País', que cita en su información fuentes abertzales y gubernamentales, asegura que este primer encuentro se centrará en cuestiones de procedimiento, como la elección de los lugares de reunión y las formas de contacto.

Señala además que los dos bandos ya han elegido a los que serán sus negociadores y que en las reuniones participarán miembros del Centro de Diálogo, una organización internacional especializada en procesos de paz.

Una vez dado este paso, se celebrará la primera reunión entre el PSE y la ilegalizada Batasuna, a la que podrían acudir Arnaldo Otegi y el secretario general de los socialistas vascos, Patxi López.

Según 'El País', este encuentro será anunciado a los medios de comunicación, que después podrán asistir a las ruedas de prensa que los representantes de ambas formaciones celebrarán por separado.

BATASUNA PEDIRÁ SU LEGALIZACIÓN.

La contrapartida que exigirá Batasuna será su legalización. Para ello presentará nuevos estatutos y nueva marca y se comprometerá a luchar por sus objetivos políticos sólo por vías pacíficas y democráticas.

Este movimiento, prosigue el diario, podría producirse a finales de agosto o primeros de septiembre. Una vez logre su legalización, Batasuna podrá concurrir a las elecciones municipales y a las autonómicas de Navarra, en mayo de 2007.

Por su parte, 'El Mundo' publica en su edición del domingo un artículo en el que asegura que a finales de mayo dos etarras transportaron desde San Sebastián a Bayona 60.000 euros mientras estaban siendo vigilados por la Policía, un dinero que, según este diario, procedía del cobro del llamado 'impuesto revolucionario'.