El Gobierno municipal de San Sebastián lamenta no poder evitar que el caserío de Munto sea derribado

Actualizado 30/01/2013 18:39:43 CET

SAN SEBASTIÁN, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno municipal de Bildu en San Sebastián ha lamentado no poder evitar que el caserío de Munto sea derribado al "no prosperar las gestiones" para ello.

Los concejales donostiarras de Participación, Axier Jaka, y de Urbanismo, Ricardo Burutaran, se reunieron este pasado martes con los vecinos del barrio Aiete, con el fin de explicarles la situación en la que se encuentra el caserío Munto.

Según han indicado, el Gobierno municipal ha tratado de evitar que este edificio sea derribado, incluyendo una partida para su reparación, tanto en los Presupuestos de 2012, como en el Plan de inversiones, pero "finalmente no prosperaron las negociaciones con los grupos de la oposición".

Además, han recordado que tras un desprendimiento de piedras sucedido en septiembre de 2011, el Ayuntamiento encargó un estudio técnico para analizar el estado del edificio, acción que se repitió en 2012.

Tras el último desprendimiento el 25 de enero, el dueño de la infraestructura ha declarado su intención de derribarla, ya que en caso de caerse tendría que asumir la responsabilidad civil.

Jaka y Burutaran han puntualizado que el Consistorio ha mantenido contactos con el Gobierno vasco y la Diputación, para que se hicieran cargo del terreno y el edificio. Tras recordar que fue el anterior Gobierno el que concedió la licencia de derribo, en marzo de 2011, los ediles han lamentado que se haya llegado a esta situación, "teniendo en cuenta el grado de protección del edificio".

Burutaran ha calificado de "negligente, descuidado e irresponsable el cuidado" que hizo el Gobierno local socialista del patrimonio histórico de la ciudad.

Los vecinos de Aiete han propuesto al Ayuntamiento que, en caso de que se derribe el caserío, se instale algún elemento que recuerde la "importancia histórica" de este edificio en la plaza que se proyecta en esos terrenos.