Euskadi se verá afectada por un duro temporal

Bermeo Olas
EUROPA PRESS
Actualizado 28/01/2015 14:15:35 CET

El impacto en costa no será tan significativo como en otras ocasiones porque coincidirá con 'mareas muertas'

BILBAO, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Departamento de Seguridad del Gobierno vasco activará este jueves la alerta naranja marítimo-costera por olas que podrían alcanzar los siete metros de altura dentro de un "duro" temporal con viento, lluvia y nieve que afectará durante cinco días a Euskadi. No obstante, cree que el impacto en costa no será tan significativo como en otras ocasiones porque coincidirá con 'mareas muertas'.

En un comunicado, Seguridad ha anunciado que activará desde las 21.00 horas de este jueves hasta las 24.00 del viernes la alerta naranja marítimo-costera por olas que podrían alcanzar los siete metros de altura.

La Agencia Vasca de Meteorología, Euskalmet, prevé que la altura de las olas irá subiendo durante esa jornada desde los tres metros hasta situarse por encima de los cinco metros durante la tarde-noche. El viernes, las olas todavía podrían alcanzar alturas más altas, superando los siete metros, especialmente durante la primera mitad del día, coincidiendo con la presencia de un fuerte viento del Oeste-Noroeste con fuerza 7-8.

Ya al final del día, la altura de ola disminuiría hasta los cinco metros, pudiéndose mantener en torno a este valor durante el fin de semana.

Por ello, el estado de la mar, sumado al fuerte viento del Oeste-Noroeste, será muy adverso para la navegación, si bien hay que subrayar que este oleaje coincidirá con 'mareas muertas', por lo que no se espera que el impacto en el litoral sea relevante.

PRECIPITACIONES ABUNDANTES

Según Euskalmet, las próximas cinco jornadas estarán caracterizadas por un tiempo muy revuelto. De hecho, a partir de este jueves, la Comunidad Autónoma Vasca se verá afectada por "un duro temporal", debido al pasillo del Noroeste que se formará entre el anticiclón de las Azores en el Atlántico y una profunda borrasca situada al Norte de Europa.

Por dicho pasillo, se concadenarán diversos sistemas frontales, que afectarán "de lleno" a Euskadi y dejarán precipitaciones "muy abundantes y persistentes" que irán acompañadas de fuertes vientos del Noroeste y con nevadas que, a medida que transcurran los días, se darán cada vez en cotas más bajas.

Este episodio podría prolongarse hasta el próximo martes, 3 de febrero. Las precipitaciones comenzarán a ser relevantes a partir de la segunda mitad del jueves, y tendrán continuidad, pudiendo ser persistentes y de intensidad moderada en general, sin descartar en algún momento, sobre todo del viernes, día 30, que sean fuertes.

En la vertiente cantábrica, durante los próximos cinco días, se esperan grandes acumulados de precipitación. En la Llanada Alavesa también se acumularán cantidades llamativas. Además, a partir de la noche del viernes y durante todo el fin de semana, se producirán tormentas con granizo en la vertiente cantábrica.

Las mayores cantidades de precipitación se darán durante el viernes en puntos de la vertiente cantábrica y en la Llanada Alavesa, y las precipitaciones se prolongarán, al menos, hasta el lunes, 2 de febrero.

NIEVE

Euskalmet ha anunciado que la cota de nieve durante los primeros días se situará por encima de los mil metros, si bien se espera un desplome durante el fin de semana. Esto hará que las precipitaciones sean en forma de nieve en cotas cada vez más bajas, descendiendo durante el sábado, 31 de enero, desde los 1000 metros hasta los 600-800 metros por la tarde y hasta los 500-600 metros al final de la jornada, siendo ocasionalmente más bajas en áreas de tormenta.

Sin embargo, el día más complicado, en lo que a nieve se refiere, podría ser el domingo, día 1 de febrero, jornada en la que se espera que la cota de nieve baje aún más y se puede situar en torno a los 300-500 metros, pero con desplomes puntuales en áreas de tormenta que podrían hacerla descender hasta los 100-200 metros de forma transitoria. Además, ese mismo día las granizadas podrían ser frecuentes, sobre todo en la costa.

VIENTO

El viento del Oeste-Noroeste se intensificará durante la tarde del jueves y se pueden superar los 100 kilómetros por hora en zonas expuestas, sobre todo en el litoral y en zonas de montaña de la vertiente cantábrica. En zonas no expuestas podrían alcanzarse los 70-80 kilómetros por hora, especialmente en zonas próximas al litoral, donde no se descarta que se superen los 80 kilómetros por hora de forma puntual.

Esta situación se mantendría durante la primera mitad del viernes, día 30, disminuyendo la intensidad durante la segunda mitad de la jornada. Posteriormente, durante el fin de semana, el viento volvería a tomar fuerza con rachas que podrían rondar los 80-90 kilómetros por hora en el litoral y zonas de montaña y los 60 kilometros por hora en el resto.

En definitiva, en la medida en que la evolución de la situación sea la prevista, habrá "un nuevo y severo temporal" que nos dejará abundantes precipitaciones, mucho viento, un estado de la mar muy adverso, y nevadas copiosas para el fin de semana que se pueden producir en cotas bajas y que pueden generar notables espesores de nieve, sobre todo el domingo.