Gobierno vasco dice que la "sobreexposición mediática" pone "en riesgo" que el desarme de ETA "llegue a buen puerto"

Actualizado 23/03/2017 11:40:50 CET

BILBAO, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha advertido del "riesgo" de que el desarme de ETA no se materialice si no se mantiene "la máxima discreción y mesura", y ha asegurado que el Ejecutivo autónomo no se siente "cómodo" con "sobreexposiciones y sobreactuaciones mediáticas". Además, ha adelantado que el Ejecutivo autónomo no está "de acuerdo" con "plantear el cambio de la política penitenciaria como contrapartida condicionada al desarme" .

En una entrevista a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Fernández se ha mostrado convencido de que existe "una posibilidad cierta de desarme definitivo, sin contrapartidas y legal", algo que "así planteado, es nuevo".

"Esta triple caracterización del desarme como legal, definitivo y sin contrapartidas es lo que lleva a que alguien como el primer ministro francés pueda decir que ningún Gobierno puede oponerse a que se produzca un desarme de estas características", ha señalado.

Fernández ha animado a "dar valor" a este tipo de pronunciamientos frente a una posible falta de discreción. "En este momento existe una coincidencia general en aprobar, aceptar, un desarme final de ETA de estas características, legal, definitivo y sin contrapartidas", ha manifestado.

En su opinión, "esta coincidencia general entre actores políticos e institucionales muy diferentes" constituye un valor que hay que preservar. "Tres semanas, de aquí al 8 de abril queda mucho tiempo, es mucho riesgo y, por lo tanto, es fundamental que cuidemos esa coincidencia general en torno a este valor y lo llevemos a buen puerto", ha iniciado.

El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco se ha mostrado convencido de que, "si todo discurre como debe discurrir", el 9 y 10 de abril, se estará "en otra situación" y se mirará "a la historia y el desarme de ETA como a una cuestión del pasado".

Según Fernández, existe "el riesgo" de que se 'desabarate' la posibilidad del desarme porque "todo el mundo hablando todos los días, a todas horas, en todos los medios, genera una ebullición que es imposible de controlar". "Lo contrario es lo más conveniente", ha defendido.

Preguntado por la nueva rueda de prensa que este jueves ofrecerán en la localidad vascofrancesa de Baiona los denominados "artesanos de la paz", Jonan Fernández ha dicho no sentirse "cómodo" con las "sobre exposiciones mediáticas y sobreactuaciones" en torno al desarme.

"Creemos que es mucho mejor para el buen término del desarme final de ETA que se actuara con la máxima discreción y con la máxima mesura. Yo no soy nadie para decir a otros si tienen que dar o no una rueda de prensa, pero lo que sí puedo decir es que, en general, todos debemos hacer un esfuerzo por mantener la discreción y pedirla también", ha dicho.

A su juicio, es "de sentido común" entender que una "sobreexposición mediática pone en riesgo un proceso, una acción como es el desarme final de ETA, que es muy delicado y se desarrolla en unas circunstancias precarias". "Cuando más seriedad le demos a este asunto y cuanta más discreción se emplee, mejor. Hagamos todos el esfuerzo por que esto sea un proceso serio, discreto y gestionado de manera responsable ", ha pedido.

ARMAS

El responsable de Paz y Convivencia del gabinete Urkullu ha asegurado que "un desarme que pudiera pretender una negociación de contrapartidas", que no previera "que las armas y explosivos se pusieran en manos de la Justicia" o que incluyera la destrucción de armas, no sería legal.

"Ninguna de estas características parece que se plantea en esta posibilidad que tenemos por delante. Por eso hablamos de un desarme legal", ha explicado. Por esta causa, no habrá destrucción de arsenales, y ha advertido de que el Gobierno vasco "no colaboraría" con un proceso de este tipo.

Por el momento, el Ejecutivo vasco está "intentando hablar con representantes institucionales, sociales y políticos" para intentar que "esa coincidencia general en torno a un desarme final de ETA caracterizado por que sea legal, definitivo y sin contrapartidas, se mantenga y llegue hasta el final con seriedad y discreción".

Jonan Fernández ha afirmado que la Comisión Internacional de Verificación (CIV) --que realiza un seguimiento sobre el proceso de desarme-- "ha sido un referente serio en esta materia", por lo que "va a seguir al análisis y evaluación que haga de la situación".

POLÍTICA PENITENCIARIA

Fernández ha admitido que el desarme situará "en un escenario diferente" del que se "derivarán consecuencias". "Pero es perverso pretender hablar de una relación causa-efecto entre el desarme y otros planteamientos políticos", ha añadido.

En esta línea, ha recordado la postura favorable del Gobierno vasco a que se produzca un cambio en la política penitenciaria, "al margen del desarme". "Pero no estamos de acuerdo en plantear el cambio de la política penitenciaria como una contrapartida condicionada al desarme. Eso es lo que tenemos descartado", ha dicho.

A su juicio, la necesidad de "cambios" en la política penitenciaria "viene determinada por una serie de razones que no tienen directamente que ver con el desarme". "Nunca plantearía que el desarme va a traer consecuencias en la política penitenciaria. Lo que plantearía es que la política penitenciaria merece una reflexión y un cambio, que, a poder ser, debe hacerse de acuerdo entre las instituciones vascas y el Gobierno del Estado", ha dicho.

El secretario de Paz y Convivencia se ha referido a las manifestaciones de Alfonso Alonso, en las que acusó al lehendakari de ejercer de "portavoz de ETA" y le advirtió que "no es de recibo que un día se anuncie la operación propagandística de desarme y, al día siguiente, el Gobierno vasco pida que haya un acercamiento de los reclusos". Para Fernández, las manifestaciones del dirigente popular son "muy desafortunadas y tienen que ver un poco con un 'tic' del pasado".

Jonan Fernández considera "conveniente" que "cuanto antes", entre las instituciones vascas y las del Estado, "haya diálogo y consenso en esta materia, que se pueda tratar como una política de Estado y se puedan acordar las grandes líneas de cómo debe desarrollarse".

EPISODIOS VIOLENTOS

Preguntado si los episodios de violencia desbaratan el cierre ordenado, ha considerado que "no lo desbaratan", y ha añadido que "estamos ante hechos aislados que, mirándolo con perspectiva en cualquier experiencia de otros lugares de cierre de un periodo tan largo de violencia, siempre pueden surgir algunos brotes de violencia desordenados".

Aunque ha precisado que no desea "quitarles importancia" y los "tenemos que atender", ha agregado que, en los últimos cinco años y medio, "el cambio es importantísimo, la desaparición de la violencia es prácticamente total y, sobre todo, la cultura de convivencia en la sociedad vasca hace incompatible que ninguno de esos brotes tenga posibilidad de éxito ninguno".

"Eso es lo más importante, tenemos una sociedad en la que esos brotes, coletazos de violencia están condenados al más absoluto de los fracasos", ha indicado.

En esta línea, ha manifestado que ATA "es, por lo que se sabe, un grupo de personas que no comparte el proceso que se ha puesto en marcha para el cese definitivo de la violencia y el proceso de normalización de la convivencia", y que está planteando "propuestas que están fuera de tiempo en esta sociedad".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies