Gobierno Vasco no avalará la cumbre de Kambo para la disolución de ETA porque no comparte su "enfoque político ni ético"

391830.1.644.368.20180424124219
Vídeo de la noticia
Publicado 24/04/2018 12:42:19CET

Insiste en pedir "claridad en la confirmación de su desaparición definitiva y una misma consideración ética a todas las víctimas"

VITORIA, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, no avalará con su presencia la cumbre de la localidad vasco franquesa de Kambo del 4 de mayo que pretende ser una escenificación de la disolución de ETA porque no comparte su "enfoque político ni ético". Además, ha insistido en pedir a la banda "claridad en la confirmación de su desaparición definitiva y una misma consideración ética a todas las víctimas".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, Erkoreka ha explicado que su negativa a acudir al 'Encuentro internacional para avanzar en la resolución del conflicto en el País Vasco' convocado por el Grupo Internacional de Contacto (GIC), el Foro Social y Bake Bidea, que ya han comunicado a los organizadores, la ha tomado el lehendakari, Iñigo Urkullu, y ha sido apoyada por el resto de consejeros del Ejecutivo.

En este sentido, ha explicado que "no se han creado las condiciones previas necesarias para que el Ejecutivo Vasco asegure una presencia institucional en el acto".

Tras señalar que el Gobierno de Urkullu "respeta el acto y, sin restarle importancia", cree que "lo fundamental es el fondo de la cuestión, los términos en los que va a producirse la fórmula de la disolución de ETA y no tanto la escenografía que le acompaña". "Por este motivo, como ya dijo el lehendakari el pasado viernes el Gobierno Vasco ofrecerá su propia valoración sopesada, una vez que se conozca el anuncio oficial y definitivo que haga ETA", ha aseverado.

CLARIDAD

Según ha indicado, el Gobierno Vasco espera "claridad en la confirmación de la desaparición definitiva de ETA y una misma consideración ética para todas las víctimas".

Tras precisar que la decisión de no ir a Kambo es "definitiva", ha explicado que ha sido adoptada por el lehendakari y ratificada en el seno del Consejo de Gobierno. "Se trata de un acto cuyo contenido y diseño está cerrado y no ha sido consensuado previamente", ha indicado.

Además, considera que la cumbre "se propone avalar una declaración o pronunciamiento cuyo contenido todavía no se conoce". También ha apuntado que el Ejecutivo "no acababa de compartir el enfoque, tanto político como el ético, que se le quiere dar".

"El Gobierno, insisto, no resta importancia al hecho de la desaparición definitiva de ETA, que es ciertamente relevante en la política vasca, pero considera que su lugar no está en ese acto, sino en otra parte", ha concluido.