Gobierno vasco no detecta irregularidades en su investigación sobre el suministro de gas en Álava

Cocina de gas
REUTERS
Actualizado 04/03/2011 18:01:17 CET

VITORIA, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno vasco no ha detectado por el momento irregularidades en el suministro y la facturación de Repsol en el gas propano de diversos municipios de Álava, en los que en los últimos días se han producido quejas por posibles errores en la facturación.

El Departamento de Industria, a través de un comunicado, ha explicado que en las últimas fechas ha tenido conocimiento de una serie de reclamaciones a la empresa Repsol por parte de particulares y ayuntamientos de diversos municipios de Álava.

Las quejas estaban relacionadas con la facturación en el servicio de suministro del gas propano durante los últimos meses. Ante esta circunstancia, el Gobierno vasco se ha dirigido a los responsables de la empresa suministradora para pedir toda la documentación relacionada con la facturación y el suministro a sus clientes en los municipios en los que han surgido las quejas.

La empresa ha facilitado todos los datos que se le han reclamado, con la evolución en la facturación y el consumo de los usuarios correspondientes.

Además, el Ejecutivo ha iniciado una tarea similar con otros operadores, con el fin de efectuar una comparación entre las cuantías y los consumos facturados en situaciones análogas. Aunque el trabajo aún se está desarrollando y no ha concluido, el Gobierno no ha detectado anomalías en la comparativa.

FACTORES

En la facturación del gas propano inciden diversos elementos, como el aumento del precio del gas, según tarifas reguladas por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, el incremento del IVA, y el consumo de cada cliente, controlado a través de los contadores.

En el consumo pueden también influir otros factores como la meteorología, cuyo comportamiento ha sido diferente en los meses de la facturación y en comparación con años anteriores.

Ante las quejas sobre una posible baja calidad del suministro, el Departamento ha repasado controles y certificados de calidad realizados sobre el gas que se distribuye desde el mismo origen, no solo a Álava, sino también a otros territorios del norte de España.

Tras éstas y otras comprobaciones, el Departamento de Industria no ha detectado ningún error administrativo en la facturación por parte de Repsol a sus clientes. Tampoco ha apreciado irregularidades en los contadores, ni deficiencias en la calidad del gas suministrado.