Gobierno vasco rebaja, tras los ajustes de las Cuentas, al 0,2% el crecimiento del PIB en 2010 y prevé un 1,4% para 2011

Actualizado 20/10/2010 19:21:06 CET

La tasa de paro se situará en 2010 en el 9% y en 2011 en el 9,2 por ciento, año en el que se empezará a crear empleo neto en Euskadi

BILBAO, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno vasco ha revisado a la baja, tras la actualización de los datos de las cuentas económicas realizadas por Eustat, las previsiones de la economía vasca, que, en base a las nuevas estimaciones, crecerá a una tasa interanual del 0,2 por ciento en 2010 y un 1,4 por ciento en 2011. La tasa de paro se situará este año en torno al 9 por ciento, e incluso puede estar por debajo, mientras que para el próximo ejercicio se establece en el 9,2 por ciento.

Estas previsiones rebajan las realizadas en junio de este año cuando el Ejecutivo vasco estimaba un crecimiento del PIB del 0,5 por ciento para 2010 y del 1,6 por ciento para 2011. Las nuevas estimaciones vienen motivadas por la actualización de los datos de las cuentas económicas realizada por el Eustat.

Recientemente, Eustat ha corregido el ajuste definitivo de las Cuentas de manera que 2008 cerró con un crecimiento de la economía vasca del 1,3 por ciento del PIB, inferior a la cifra que dio a conocer en su día el anterior Gobierno vasco.

Ello ha llevado a corregir las previsiones y aunque inicialmente, se estimaba que este año se tendrían que rebajar del 0,5 por ciento al 0 por ciento, la mejor evolución de la economía, principalmente por el sector exterior, ha hecho que finalmente quede fijada la previsión de 2010 en el 0,2 por ciento.

El Ejecutivo vasco enmarca estas estimaciones en un contexto general en el que la economía mundial se encuentra ya "a pleno rendimiento", con crecimientos del 4,7 por ciento, superiores a la media de los últimos 20 años (3,4 por ciento).

Por su parte, Euskadi, con un crecimiento estimado del 0,2 por ciento para este año, se sitúa, según el Gabinete López, en un "claro retroceso" respecto al conjunto de Europa, que prevé cerrar el año con un aumento del 1,5 por ciento (zona del euro 16).

No obstante, la situación de la economía vasca al cierre de este ejercicio será mejor que la de la española, que podría concluir el año con un caída del PIB del 0,3 por ciento.

El Ejecutivo autónomo estima que en 2011, con un crecimiento previsto del 1,4 por ciento, Euskadi se puede situar "a la par" que el conjunto de Europa (1,3 por ciento en la zona del euro 16). Por su parte, la economía española alcanzaría un 0,4 por ciento.

En relación a la evolución prevista en Euskadi en la segunda mitad del año, el Gobierno vasco cree que se registrarán tasas similares a las del segundo trimestre y la aceleración llegará en el primer trimestre de 2011.

En concreto, según sus previsiones, en el tercer trimestre del año se puede registrar un crecimiento interanual del 0,5 por ciento, igual que en el segundo y del 0,0 por ciento intertrimestralmente. En el último trimestre del año se mejoraría, con una tasa interanual del 0,7 por ciento.

Un análisis más detallado apunta a que la Industria seguirá recuperándose a lo largo de este año, con una variación internual del 1,8 por ciento tanto en el tercer trimestre del año como en el último. La estimación del Gobierno es que, al cierre del 2010, el crecimiento será del 0,5 por ciento y en 2011 un 2,1 por ciento.

Por su parte, el sector Servicios no crecerá tanto como en los dos trimestres anteriores, en concreto, se prevé un 0,7 por ciento en el tercer trimestre frente al 1 por ciento del anterior. En el cuarto trimestre, así como en el conjunto del cierre del año, la variación también sería del 0,7 por ciento, mientras que para 2011 se prevé un crecimiento del 1,4 por ciento

El sector de la Construcción en Euskadi "sube un poco", según el Gobierno vasco, y de una caída del 5,5 por ciento en el segundo trimestre pasaría a hacerlo un 4,7 por ciento en el tercer trimestre y un 3,1 por ciento en el cuarto. Este sector concluiría 2010 con una caída del 4,7 por ciento y 2011 con un -2,2 por ciento.

Al cierre del segundo trimestre, existía en el País Vasco un stock de 23.000 viviendas nuevas, tras venderse 3.000. El Gobierno vasco prevé que ese stock empiece a bajar en el tercer trimestre, pero "no lo suficiente", por lo que se confía "poco" en que la Construcción se recupere a corto plazo.

Por su parte, se estima que el sector primario en Euskadi concluya con un descenso del 12,4 por ciento y en 2011 crecería un 6,4 por ciento.

La demanda interna ha moderado su caída, aunque el Gobierno vasco estima que "no va a durar" esta evolución y puede haber nuevos descensos. La inversión, principalmente en bienes de equipo, se está recuperando, pero no así la de la construcción, que está ralentizado la mejora general. Por su parte, el Gobierno vasco apunta a un aumento de las exportaciones y considera que el sector exterior contribuirá positivamente al crecimiento del PIB tanto en 2010 como en 2011.

De cara a 2011, se estima para el trimestre un crecimiento de la económía vasca del 1,1 por ciento, del 1,2 por ciento para el segundo, del 1,6 para el tercero y del 1,8 para el cuarto, cerrando el ejercicio con un 1,4 por ciento.

EMPLEO

En relación a la situación del empleo, el Gobierno vasco considera que "no termina de repuntar" y no cree que la recuperación se vaya a producir en el tercer trimestre de este año. No obstante, la tasa de paro empieza a descender y el aumento del desempleo es "cada vez menor".

El Ejecutivo autónomo destaca que la pérdida de puestos de trabajo, ahora es "muy limitada", pero no se espera crear empleo neto hasta el primer semestre de 2011, probablemente a partir del primer trimestre de ese año.

En 2010 se espera una caída del empleo medio del 0,8 por ciento, lo que supone una destrucción de 7.800 puestos de trabajo. Este descenso del empleo es menor que el previsto hace un año cuando se estimaba que caería un 1,9 por ciento en 2010. En 2011 se prevé un aumento del 0,4 por ciento.

Con esta evolución, la tasa de paro se situará este año en el 9 por ciento e, incluso, por debajo de ese porcentaje. Esta estimación supone mejorar en cinco décimas la anterior previsión, así como la realizada hace un año, cuando la estimación era cerrar con un 10 por ciento.

De cara a 2011, la tasa de paro se situaría en el 9,2 por ciento, por encima de la de 2010, lo que se explicaría por un aumento de los nuevos demandantes de empleo.