Greenpeace denuncia el "elevado coste" que conlleva la incineración y reclama la paralización del proyecto de Zubieta

Actualizado 20/07/2010 16:24:46 CET

Denuncia que en Gipuzkoa "el 83 por ciento de los residuos irán a incinerar" a pesar de que "una gran mayoría son reciclables"

SAN SEBASTIAN, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

El responsable de la campaña de Contaminación de Greenpeace, Julio Barea, ha denunciado hoy el "elevado coste económico, laboral y ambiental" que, a su juicio, conlleva la incineración de basuras y ha reclamado la paralización de la construcción de la futura planta incineradora de Zubieta, en Gipuzkoa.

En una rueda de prensa en San Sebastián, Barea ha presentado este martes el informe 'La incineración de residuos en cifras: Análisis socio-económico de la incineración de residuos municipales en España', con el que Greenpeace pretende "poner en manifiesto el elevado coste económico, laboral y ambiental que tiene la incineración de basuras, ya que es un sistema de gestión que endeuda a los municipios, destruye empleo y contamina".

Barea, acompañado de Ignasi Puig, doctor en Ciencias Ambientales que ha trabajado como asesor ambiental para el Congreso de los Diputados y que en la actualidad colabora con varios municipios catalanes en la implantación del sistema de recogida de residuos 'Puerta a puerta', ha explicado que este documento está basado en un análisis socioeconómico de la incineración de residuos medio ambientales, centrándose en aspectos laborales y económicos.

De este modo, el estudio analiza la información recogida de las 10 plantas de incineración repartidas por el Estado, y a partir de ellas, realiza un diagnostico sobre el coste de quemar los residuos sólidos urbanos, las tasas pagadas por ayuntamientos y ciudadanos, así como las primas recibidas por venta de energía. Asimismo, Greenpeace evalúa los costes ambientales de esta actividad y la contaminación que produce.

Puig ha destacado que "en las localidades que transportan sus residuos a una incineradora el gasto municipal por cada vecino, en concepto de recogida de residuos y limpieza viaria, es casi un 20 por ciento mayor que para los que no la tienen" y ha añadido que este aumento de coste queda reflejado también en las tasas de basura, "ya que pagan un 30 por ciento los ciudadanos que hacen uso de los servicios de una planta para quemar residuos".

Asimismo, ha denunciado que las incineradoras son "caras de construir y de mantener", así ha apuntado que las 10 plantas que están en funcionamiento en el Estado han supuesto "una inversión de 1.180 millones de euros".

Barea ha añadido que estas infraestructuras "tienen periodos de amortización de varias décadas en los que requieren de un aporte sostenido de residuos para hacer viable la recuperación de las inversiones" y ha considerado que en la actual coyuntura de crisis esos fondos "deberían de destinarse a la prevención, recogida selectiva y al reciclaje de los residuos".

Frente a todo ello ha abogado por "paralizar todos los proyectos para construir las nuevas plantas de incineración" y ha exigido a las administraciones que apuesten por políticas de 'Residuo cero', ya que "son las únicas compatibles contra el cambio climático y la sostenibilidad".

ZUBIETA

Respecto a la futura incineradora de Zubieta, Barea ha recordado que conllevará una inversión de unos 366 millones de euros y ha advertido que su construcción conllevará "una desvío presupuestario que elevará significativamente el precio final".

Además, ha denunciado que "el 83 por ciento de los residuos en Gipuzkoa irán a incinerar, teniendo en cuenta que una gran mayoría de estos son reciclables". "Es inexplicable la apuesta que algunos políticos guipuzcoanos hacen por la incineradora", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies