El hermano de Leire Rodríguez dice que el acusado se mostraba "frío" y comunicó la muerte a su hijo "sin una lágrima"

Juicio al marido de Leire Rodríguez
EUROPA PRESS
Publicado 10/04/2018 23:46:55CET

BILBAO, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

El hermano de Leire Rodríguez ha asegurado que su excuñado, al que se juzga por su muerte en el barrio bilbaíno de La Peña en 2015, "miente por naturaleza" y era "un cero como marido y como padre", y ha relatado que le comunicó que le había "pasado algo" a su hermana "frío" y "sin titubeos" y a su propio hijo le dijo, "sin una lágrima, que a su madre la había matado un coche".

La Audiencia de Bizkaia ha celebrado este martes la segunda sesión del juicio con jurado por este crimen, que la Fiscalía, la Abogacía del Estado, la acusación particular ejercida por la familia y la acción popular de la Asociación Clara Campoamor consideran asesinato con alevosía, con agravantes de género y parentesco, por lo que solicitan penas de prisión que oscilan entre los 23 y los 30 años.
La defensa plantea una petición de 7 años de prisión por un delito de homicidio, con diversas circunstancias modificativas.

Entre otros testigos, este martes ha prestado declaración el hermano de la víctima, que ha relatado que el acusado, J.M.P., le llamó por teléfono para comunicarle que a Leire le había "pasado algo" y, cuando le preguntó más detalles, sólo le dijo que llamara a su primo para que se lo contara, lo que encontró "muy raro". Según ha explicado, se mostró "tranquilo, sin titubeos, frío".

El hermano de la víctima ha explicado que su excuñado era "un cero como marido, como padre y como compañero", que "miente por naturaleza" y que se caracterizaba por su "despreocupación" hacia sus hijos y hacia la víctima, que era "la que tiraba de la casa".

Asimismo, ha asegurado que "nunca" quiso pensar que podía ser el responsable de la muerte de su hermana, hasta que el acusado "se tira al tren", porque estuvo "muy ciego" ya que su "prioridad eran los dos niños" que tenía la pareja, aunque encontraba la actitud de J.M.P. "muy rara".

De este modo, ha señalado que "se mostraba frío", aunque "acababa de perder a la madre de sus hijos", y ha relatado que incluso a su hijo mayor, que en aquel momento tenía seis años, le dijo, "sin una lágrima, que a su madre la había matado un coche".

(Habrá ampliación)