Hosteleros vascos logran 65.000 firmas contra la Ley Antitabaco y prevén cerrar en elecciones por sentirse discriminados

Actualizado 04/03/2011 15:00:16 CET

Gago dice que las firmas tienen "el valor que tienen, porque cuando un grupo político se empeña en pisotearte, no va cambiar nada"

BILBAO, 4 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Federación de Hostelería del País Vasco espera superar las 65.000 firmas contra la Ley Antitabaco y prevé cerrar total o parcialmente sus establecimientos el día de las elecciones, en señal de protesta "si no se igualan sus derechos con los demás regímenes", porque se sienten "discriminados", tanto en materia de Ley Antitabaco como en otras, por lo que piden que a "igual cotización, iguales derechos".

El secretario general ejecutivo de la Federación de Hostelería del País Vasco, Ángel Gago, ha afirmado que el valor que tienen las firmas es el "valor que tienen, porque cuando un grupo político se empeña en pisotearte y arrastrar tus derechos no va a cambiar nada, pero por lo menos no estamos solos y hemos recibido muchos apoyos, que hemos agradecido".

Los hosteleros han presentado este viernes en Bilbao las conclusiones y las valoraciones del Encuentro Reivindicativo celebrado el pasado fin de semana en el bilbaíno palacio Euskaduna. En el acto han estado presentes tanto Gago, como el presidente de la Federación de Hostelería del País Vasco, Tomás Sánchez, y el presidente de la Asociación de Autónomos de Hostelería del País Vasco, Bonifacio García.

Gago ha subrayado que "el tabaco es un añadido a todo lo que está sucediendo respecto al trabajador autónomo, y en tanto en cuanto a igual cotización no se produzcan iguales derechos, tenemos motivos para denunciar públicamente la situación de discriminación que sufre el trabajador autónomo".

En ese sentido, ha subrayado que desean que la "indignación que sentimos como representantes de un colectivo llegue a todos y cada uno de los hosteleros y sus familias, con intentos de coordinar nuestra fuerza con otras organizaciones que también son de autónomos".

CIERRE SIMBÓLICO

Según ha dicho, "vamos a promover que el día de las votaciones, simbólicamente, o se cierre el establecimiento todo el día o parcialmente, siempre y cuando no se contemple la igualdad de derechos con los demás regímenes".

Gago ha asegurado que los hosteleros reclaman que "a iguales bases de cotización, deben corresponder iguales derechos a efectos de jubilación, de cese de desempleo, de protección social, etcétera".

En materia de la Ley Antitabaco, el secretario de la Federación de Hoteleros ha afirmado que han dirigido un escrito a los grupos políticos y en el mes de abril se procederá a la difundir las respuestas o "los silencios" obtenidos.

Los hosteleros han acudido también a la Defensora del Pueblo español, María Luisa Cava de Llano, en "demanda de protección", a la vez que han solicitado a otras Asociaciones del Estado Español que procedan de igual o similar forma.

Por otro lado, según ha indicado, su sede social prepara la defensa jurídica, tanto la colectiva (respecto a inversiones) como la de las posibles sanciones ante incumplimientos no deliberados de la norma, a la vez que se están "preparados para actuar en directa proporcionalidad respecto a los incumplimientos que el entorno institucional pudiera consentir en aquellos entornos en que la ley ha establecido prohibiciones con alcance similar o idéntico al de nuestros establecimientos".

Según ha dicho, la "ley no tiene aspectos de inconstitucionalidad", pero "utilizaron un atajo para no tener que valorar el impacto económico que iba a tener".

"VEINTE INTERPRETACIONES DIFERENTES"

Se ha preguntado, además, "cómo es posible que una ley que se gesta durante dos años, nada más aprobada pueda tener 20 interpretaciones diferentes".

En relación a los 'txokos', ha afirmado que "la ley dice lo que dice" y ha asegurado que el estudio jurídico de la Federación de Hostelería remitirá una consulta al Ararteko "para que aclare si prevalece una ley de ámbito básico", como la Ley Antitabaco, o "prevalece la interpretación que da un cargo institucional del Gobierno, por muy relevante que sea".

"Cambiar la ley es muy complicado -ha dicho- pero el autónomo tiene que reaccionar con esta ley y con su discriminación, por lo que, de aquí a las elecciones difundiendo por qué nos sentimos discriminados y nos intentaremos unir a otros colectivos".