Ingresa en prisión tras incautarle dos kilos de anfetamina en casa

Actualizado 23/01/2015 17:37:43 CET

BILBAO, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

   Un varón de 46 años de edad ha ingresado en prisión tras ser detenido el pasado 15 de enero en Mungia (Bizkaia), tras encontrar en su domicilio un arma, más de dos kilos de polvo de anfetamina, numerosa cantidad de marihuana y varias tarjetas de crédito.

   Según ha informado la Policía Municipal, durante la realización de un control rutinario en la calle Karmelo Etxegarari, los agentes observaron un coche que levantó sus sospechas. Tras las comprobaciones oportunas, verificaron que sobre el conductor, un hombre de 46 años de edad y domiciliado en Mungia, existía una orden detención por parte de un juzgado.

   Ante la actitud nerviosa del sujeto, procedieron al registro de su vehículo, en el que hallaron diversa munición de revolver, un pasamontañas, varias armas blancas y una linterna transformada para dar descargas eléctricas en su interior.

   Varias horas más tarde, en la Jefatura de la Policía Local se recibió la llamada de un ciudadano alertando de los gritos de una mujer, que, casualmente, provenían del domicilio del detenido.

   Tres patrullas de la Policía Local acudieron al inmueble, acompañados de una dotación de bomberos que había finalizado una actuación de un incendio en el municipio momentos antes.

   Tras numerosas llamadas al interior de la vivienda, y ante las evidencias de que pudiera hallarse alguien en apuros, los agentes entraron por una de las ventanas del inmueble. Revisado el interior del piso, donde no hallaron a ninguna persona, sí pudieron comprobar la existencia de una pistola con munición en una de las habitaciones.

   En vista de las evidencias halladas y de que se trataba de la vivienda del anteriormente detenido, la Policía Local procedió a comunicar los hechos al Juzgado de Guardia de Gernika y, tras la orden de registro pertinente, se procedió a inspeccionar la vivienda por parte de una comitiva judicial, una unidad de inspecciones oculares y un perro adiestrado en la detección de sustancias estupefacientes de la Ertzaintza, todo ello en presencia del detenido.

   Tras el registro, se localizaron, además del arma, más de dos kilos de polvo de anfetamina, numerosa cantidad de marihuana y varias tarjetas de crédito procedentes de robos fuera del municipio.

   La Ertzaintza está procediendo al estudio del arma con el fin de comprobar si ha podido estar implicada en otros sucesos, así como el origen de las tarjetas de crédito robadas. Los agentes de la Policía Local también imputaron al detenido un delito contra la seguridad vial porque tenía el permiso de conducción retirado con anterioridad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies