Irun muestra su preocupación ante el "nulo" compromiso de Olano para "cumplir lo acordado" respecto a la Ronda Sur

Publicado 16/03/2018 17:29:23CET

SAN SEBASTIÁN, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Irun ha mostrado su preocupación ante el "nulo" compromiso del diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, para "cumplir lo acordado" respecto al proyecto de la Ronda Sur de la localidad fronteriza. Además, ha advertido de que si el semienlace de la AP-8 estuviera terminado sin estar coordinada con el final de la Ronda Sur, "complicaría mucho el acceso a la ciudad a la altura de Oinaurre y sería contraproducente".

En un comunicado, la delegada de Movilidad, Vía Pública y Obras, Cristina Laborda, ha recordado que el pasado mes de enero el Consistorio irundarra "estaba a la espera" de contestación a la solicitud de reunión que se había hecho llegar a la Diputación Foral para abordar el estado del proyecto de Ronda Sur y semienlace de la A-8.

"Dos meses después se sigue sin poder cerrar una fecha para saber cuál es grado de prioridad que se está dando desde Diputación a este compromiso que el propio diputado general adquirió", ha resaltado.

El alcalde de Irun, José Antonio Santano, y el diputado general de Gipuzkoa llegaron a un acuerdo para poner en marcha este proyecto tras la visita de Markel Olano a Irun en junio de 2016, "respondiendo así a una petición del Ayuntamiento irunés que venía de lejos".

La base del acuerdo era el proyecto redactado por la Diputación para la ejecución del semienlace de la A-8 a la altura del nuevo barrio de Oinaurre y su continuidad con la variante Sur hasta la altura de Larreaundi, un proyecto contrastado con los técnicos municipales y cifrado en torno a los 14 millones de euros.

La actuación conjunta suponía un nuevo semienlace de la autopista AP8-AP1 en Oñaurre que permitirá acceder al viario municipal en una ubicación centrada respecto de los enlaces existentes en la frontera y en Ventas, cuyas obras ejecutará Bidegi.

Además, la Diputación se comprometió a construir la primera fase de la Ronda Sur, que permitirá bordear el casco y distribuir el tráfico. Teniendo en cuenta el ámbito urbano de esta segunda actuación, el Ayuntamiento aportaría un millón de euros a su construcción. "En aquel momento se habló de agilizar los tramites a lo largos de 2016/2017 para poder empezar las obras en 2018", ha apuntado.

"Cabe la posibilidad de que sea Irun quien tenga que construir la Ronda Sur, pero deberíamos tener la conformidad oficial y la fórmula para que la Diputación abonara los 6 millones de euros correspondientes", ha señalado Laborda, quien ha alertado de que "si la parte de la autopista estuviera terminada sin estar coordinada con el final de la Ronda Sur, complicaría mucho el acceso a la ciudad a la altura de Oinaurre y sería contraproducente".