Junta de Resolución de Conflictos estudiará la denuncia de Euskaltel contra Telefónica por "abuso de posición dominante"

Actualizado 09/04/2008 12:28:35 CET

Es la primera ocasión en que este órgano mixto Estado-Comunidades Autónomas, se reúne para abordar un tema referente a Euskadi

BILBAO, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Junta Consultiva de Resolución de Conflictos -órgano mixto del Estado y la Comunidad Autónoma en conflicto en relación a la competencia sobre un caso concreto-, se reunirá en los próximos días para estudiar la denuncia presentada por Euskaltel contra Telefónica ante el Servicio Vasco de Defensa de la Competencia, por la comisión de "prácticas de abuso de posición de dominio".

La compañía vasca acusó el pasado mes de diciembre a Telefónica por "haber cobrado a sus propios clientes precios más altos en las llamadas realizadas a móviles de Euskaltel". Estas prácticas han supuesto para Telefónica, según la denuncia, "unos ingresos extra superiores a 2,6 millones".

Tanto la Comisión Nacional de la Competencia como el Servicio Vasco de Defensa de la Competencia argumentaban que la competencia para dirimir sobre el conflicto entre Euskaltel y Telefónica era suya, por lo que, por primera vez en relación a Euskadi, se va a constituir la Junta de Resolución de Conflictos para que dictamine, en primera instancia, sobre el asunto, según informó a Europa Press el presidente del Tribunal Vasco de la Competencia, Javier Berasategi.

Dicha Junta Consultiva emitirá un dictamen valorando la atribución de la competencia de tramitación, así como resolviendo sobre la denuncia de Euskaltel.

Si las Administraciones en conflicto no asumen el resultado del dictamen, se contempla una remisión a lo dispuesto en la Ley Orgánica 2/1979, de 3 de octubre, del Tribunal Constitucional, a fin de que sea el Alto Tribunal el que decida acerca de qué Administración debe ser la que resuelva el procedimiento en cuestión a través del planteamiento de un conflicto, positivo o negativo, entre el Estado y la Comunidad Autónoma Vasca.

A la Junta Consultiva de Resolución de Conflictos acudirán, por un lado, el Tribunal Vasco de Defensa de la Competencia y el Servicio Vasco de la Competencia para defender su competencia sobre el asunto, y por otro, la Comisión Nacional de la Competencia.

Esta será la primera vez que este órgano se reúna en relación a Euskadi. En dos ocasiones anteriores se reunió por conflictos entre el Tribunal de la Competencia de Madrid y el estatal, por lo que la de Euskadi será la tercera vez que se forma este órgano en todo el el Estado.

Al ser un conflicto de competencias, la resolución definitiva y firme sólo le corresponde al Tribunal Constitucional. La Junta Consultiva emite un dictamen no vinculante. "El presidente, aunque es nombrado por el Estado, es una persona independiente y de reconocido prestigio, por lo que su dictamen tiene peso", señalaron.

DENUNCIA DE EUSKALTEL

La denuncia presentada por Euskaltel a finales del pasado ante el Servicio Vasco de Defensa de la Competencia señalaba que la actuación de Telefónica es "contraria" al artículo 2 de la Ley de Defensa de la Competencia y supone "un claro perjuicio para la compañía vasca".

Según Euskatel, Telefónica viene estableciendo para sus clientes, desde enero de 2007, unas tarifas fijo-móvil y móvil-móvil "sustancialmente superiores" en las llamadas con destino a la red móvil de Euskaltel que las que aplica al resto de operadores (la propia Telefónica Móviles, Vodafone, Orange, y resto de operadores móviles virtuales).

La compañía vasca manifestó que Telefónica está aplicando estas tarifas también a las llamadas de terminales de Yoigo, "para equilibrar el sobreprecio en la terminación de llamadas que aplica este operador, ya validadas por la CMT, al contrario que en el caso de Euskaltel, en el que Telefónica aplica el sobreprecio a sus clientes en las llamadas que realizan a terminales del operador vasco, sin ninguna justificación que ampare dicha imposición de tarifas".

Por lo tanto, a su juicio, se percibe "una situación claramente discriminatoria que tiene efectos anticompetitivos para Euskaltel", ya que, como consecuencia de estas prácticas, Telefónica está incurriendo en "un claro abuso de su posición de dominio en los mercados de acceso a redes de telefonía móvil".