Juzgan al hombre que asesinó a su exmujer en Bilbao al arrollarla con el coche varias veces para simular su atropello

Actualizado 05/04/2018 12:43:09 CET

Fiscalía pide 23 años de cárcel y Clara Campoamor  reclama 25 años de prisión

BILBAO, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Bizkaia juzgará a partir de este viernes al hombre que supuestamente asesinó el 7 de agosto de 2015 en Bilbao a su exmujer, Leyre Rodríguez, de la que se estaba divorciando, a la que golpeó en la cabeza y posteriormente la remató arrollándola con el coche varias veces para simular su atropello.

El acusado, que se enfrenta a la petición de la Fiscalía de 23 años de cárcel por supuesto asesinato con alevosía, se tiró, después de los hechos, a las vías del tren. La acusación popular, ejercida por Clara Campoamor, reclama 25 años de prisión para el encausado por el mismo delito, pero con los agravantes de parentesco y de género, según han informado a Europa Press fuentes jurídicas.

Mañana se procederá a la elección del jurado en la Sección Primera de la Audiencia vizcaína y el próximo lunes declarará el procesado. La vista oral está previsto que se prolongue hasta el próximo 18 de abril.

El cadáver de la mujer, de 34 años y madre de dos hijos pequeños, se localizó a primera hora de la mañana del 8 de agosto en una carretera del barrio de La Peña y, en un principio, se consideró que la víctima había sido atropellada de forma accidental y el conductor del vehículo se había dado a la fuga.

El 18 de agosto se citó al exmarido para hacer una inspección de su vehículo, aunque el hombre no compareció. Posteriormente, apareció herido grave tras tirarse a las vías del tren y ser arrollado por una unidad de mercancías. Éste presentaba diversos cortes en las muñecas y en el lugar se localizó un cuchillo con restos de sangre con el que se habría infligido las heridas.

En la noche del 7 de agosto de 2015, el procesado, que no había llegado a aceptar la ruptura de su matrimonio, se dirigió al domicilio de su exmujer con la excusa de hablar de los dos hijos de ambos, aunque su intención, según los escritos de acusación, era acabar con su vida.

GOLPES EN LA BAÑERA

Una vez en la vivienda de la víctima, le tapó la boca para evitar que gritara y, sin que ésta pudiera defenderse, la golpeó reiteradamente con la cabeza en la bañera. Tras limpiar el baño, trasladó a la mujer, que todavía no estaba muerta, al coche que tenía aparcado en las inmediaciones y la metió al maletero.

Posteriormente, la llevó a una carretera de la Peña y la arrolló, pasando por encima de ella a baja velocidad varias veces para acabar definitivamente con su vida. De esta forma, el acusado pretendía simular el atropello de la víctima por una persona que, después, se habría dado a la fuga.

El día 18 de agosto, tras no acudir al requerimiento de los agentes que pretendían inspeccionar su vehículo, éste se lanzó a las vías de tren y fue arrollado una unidad de mercancías. Fue trasladado en estado crítico a un centro hospitalario. El hombre tenía varios cortes en las muñecas y en lugar se encontró un cuchillo con restos de sangre.