LAB denuncia que Rinder plantea 30 despidos en la planta de Forua y aplica "imposiciones que se acercan al mobbing"

Actualizado 29/11/2010 19:36:43 CET

BILBAO, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

LAB ha denunciado que la dirección de Rinder Industrial S.A., está planteando "la amenaza de 30 despidos" en la planta de la localidad vizcaína de Forua, donde aplica "imposiciones" que se "acercan al mobbing". El sindicato ha exigido "la viabilidad" de la fábrica y ha censurado que se lleve trabajo a otros centros con "condiciones precarias".

En un comunicado, la central vasca ha explicado que sus representantes han advertido en reiteradas ocasiones tanto en la fábrica como ante la Inspección de Trabajo de Bizkaia "la salida premeditada de trabajo hacia fuera".

En este sentido, ha apuntado que "la Corporación Rinde, al abrir no hace mucho una nueva planta en Gasteiz (Lampsys) con personal eventual y en condiciones precarias, empezó a llevar máquinas, moldes y productos que se fabricaban en la planta de Forua a Gasteiz, con la excusa de que en Forua la fabricación es cara".

Según ha señalado, "Rinder surge en Forua y desde esta primera planta se crea la Corporación Rinder. A día de hoy tiene empresas en la India, Zamudio, Gasteiz y en otros lugares. En 2009, Rinder Forua consigue un crédito de 2 millones de euros que se han invertido en una planta de la India, sin invertir ni un euro en Forua". "Y aún hay más, los accionistas se han llevado en dividendos de la empresa en estos últimos tres años de alrededor de 8 millones de euros despatrimonializando la empresa", ha añadido.

De este modo, ha asegurado que, "si se hubiera invertido la tercera parte de ese dinero en Forua, ahora seguro que estaríamos hablando de otras cosas y no de despidos".

El sindicato ha explicado que "la gerencia nos plantea que quiere ahorrar en un año casi un millón de euros", para lo que "pone encima de la mesa la amenaza de 30 despidos, el 30 por ciento de la plantilla actual".

Según ha indicado, ha optado por "encontrar voluntarios con una mísera cantidad entre 30.000 y 40.000 euros de indemnización" para trabajadores con hasta 35 años de antigüedad, pero "como no habrá muchos que se acojan a esta fórmula, también nos plantea que pondrá en marcha un ERE para un año" y que "luego tendrá que despedir a más" hasta que "llegue a amortizar 30 puestos de trabajo".

Asimismo, ha censurado que, desde la gerencia, se están empezando a "imponer decisiones que ya están rozando el mobbing", de manera que "con la excusa de que no hay trabajo, dentro de la jornada de trabajo diaria, mueve de sus puestos de producción a trabajadoras (en gran mayoría mujeres), y las lleva a salas de oficinas obligándolas a estar solas en salas separadas o en mesas separadas dentro de una sala, sin plantear y aprovechar ese tiempo a formación o algo productivo".

A su entender, "esta imposición no es un tema aislado", sino que pretende "meter más miedo ante las medidas traumáticas que en breve va a intentar aplicar". "Es acoso, acoso moral, intelectual y personal", ha denunciado.

De cualquier modo, LAB ha advertido de que no va a "ceder" y ha asegurado que no firmará "ningún cheque en blanco", sino que seguirá exigiendo "la viabilidad de la planta de Forua".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies