Lokarri espera que en 2020 ETA haya dejado fuera de uso sus armas

 

Lokarri espera que en 2020 ETA haya dejado fuera de uso sus armas

Actualizado 07/03/2015 17:10:48 CET

Desea que, para entonces, todas las víctimas hayan sido "reconocidas y reparadas" y se haya acercado a los presos

BILBAO, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Lokarri espera que, para 2020, ETA haya dejado fuera de uso operativo su armamento, con su correspondiente verificación, porque las armas ilegales son "un peligro para toda la ciudadanía y un recordatorio constante e injustificable para todas las personas amenazadas". Además, desea que, para entonces, la banda haya reconocido "el daño injusto causado", hayan sido "reconocidas y reparadas" todas las víctimas de las violencias de ETA "y de grupos parapoliciales", y se haya acercado a los presos.

Estos pasos que espera que se den para dentro de cinco años forman parte del "sueño" de la red ciudadana, que ahora desaparece, para cuya materialización considera necesario que los partidos políticos, "sin más dilaciones o excusas, se reúnan en un foro parlamentario en el que dialogar y acotar unas bases mínimas para convivir".

Este sábado se ha celebrado en el Teatro Campos Elíseos de Bilbao el acto de despedida de Lokarri con las intervenciones de su coordinador, Paul Ríos, los miembros del Grupo Internacional de Contacto (GIC), Brian Currin y Alberto Spektorowski, y los fundadores de Elkarri Victor Aierdi y Jonan Fernández --actualmente Secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco--. Además, han estado presentes, entre otros, los dirigentes de Sortu, Pernando Barrena y Rufi Etxeberria y el parlamentario del PNV Iñigo Iturrate, entre otros.

En el documento de aportación de Lokarri, que ha sido leído en el acto por Paul Ríos, la red ciudadana afirma que ha cumplido "parte importante de sus sueños" y han ayudado a que la convivencia, en la actualidad, "sea mejor" que cuando comenzó su labor en 2006.

A su juicio, existe "una gran oportunidad para poner fin a esta terrible etapa de nuestra historia", en alusión a la violencia, y para que "no vuelva a suceder en el futuro".

No obstante, ha señalado que, aunque la realidad de los vascos en la actualidad es ahora "notablemente mejor", no es "la que necesita y se merece". Por ello, ha explicado cómo les gustaría que fuera la convivencia dentro de cinco años, en 2020.

Lokarri aboga porque ese año "todas las víctimas de la violencia, tanto las de ETA como las de grupos parapoliciales hayan sido reconocidas y reparadas". "Su recuerdo se mantiene como ejemplo de que no puede repetirse nunca más", ha aseverado.

También espera que en 2020 ETA haya puesto "fuera de uso operativo todo el armamento en su poder", algo que será "verificado y contrastado con garantías, tanto por la sociedad como por la comunidad internacional". Asimismo, desea que dentro de cinco años ETA haya reconocido ya "el daño injusto causado" y haya pedido disculpas a sus víctimas y familiares".

La red ciudadana tiene la esperanza de que, para entonces, el Estado español haya puesto en marcha una investigación "para desvelar la verdad sobre su implicación en violaciones de derechos humanos, incluyendo la tortura".

Además, expresa su deseo de que se deroguen las leyes de carácter excepcional y se acerque a los presos a sus lugares de origen, al tiempo que los partidos acuerden un programa de "reintegración" de los presos.

CONVIVENCIA, MEMORIA Y RECONCILIACIÓN

Para 2020, también espera que las formaciones políticas hayan llegado a un acuerdo "sobre unas bases mínimas para impulsar la convivencia, la memoria y la reconciliación", y que los centros educativos y la sociedad, en su conjunto, estén implicados en "un programa para impulsar la cultura de paz".

Asimismo, aspira que, dentro de cinco años, las principales instituciones hayan diseñado y puesto en marcha "medidas para garantizar todos los derechos humanos de todas las personas". Asimismo, quiere visualizar en las ciudades, pueblos y barrios de Euskadi que "las personas dejan atrás el desencuentro y se relacionan con respeto, curiosidad e ilusión hacia el diferente".

"Este sueño necesita que los partidos políticos, sin más dilaciones ni excusas, se reúnan en un foro parlamentario en el que dialogar y acotar unas bases mínimas en las que convivir. También necesita este sueño que el Gobierno de España y todos los poderes del Estado hagan suya la función de la sociedad de colaborar en este enorme reto de consolidar la convivencia y se deje de utilizar la paz como herramienta política", ha apuntado.

Por último, ha asegurado que también precisa que "ETA ponga fuera de uso operativo todo de uso operativo todo su armamento de una forma rápida, contrastable y verificable, tanto por la sociedad como por la comunidad internacional". "La existencia de armas ilegales es un peligro para toda la ciudadanía y un recordatorio constante e injustificable para todas las personas amenazadas", ha concluido.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies