López critica que Iglesias "cambia de ideología como de camisa"

Patxi López (PSE)
PSE
Actualizado 09/06/2016 14:34:35 CET

Asegura que el PSOE "no solo va a ganar a las encuestas, sino que va a ganar las elecciones"

BILBAO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Congreso y cabeza de lista del PSOE por Bizkaia, Patxi López, ha censurado que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, "cambia de ideología como de camisa" y realizar "un ejercicio de transformismo sin precedentes" porque "le vale cualquier cosa con tal de conseguir el poder". Asimismo, le ha advertido de que "la socialdemocracia no se vende en un catálogo comercial".

El candidato socialista se ha pronunciado de este modo en un acto político realizado en La Arboleda, en la localidad vizcaína de Trapagaran, donde se creó la primera Casa del Pueblo de Bizkaia y donde se ha reivindicado "con orgullo" el "pasado" y la "herencia" socialista.

"Nosotros sabemos de dónde venimos. No hemos nacido en un plató de televisión. No tenemos que cambiar de careta cada día para engañar a nadie. Hemos nacido de la indignación de los mineros explotados. Hemos crecido en las luchas obreras. Nuestra historia es la historia de la lucha por la igualdad, es la lucha por reivindicar la dignidad del trabajo. Y es la lucha por la libertad", ha afirmado.

Aunque ha reconocido que "no todo lo hemos hecho bien", ha subrayado que "todo lo bueno que le ha pasado a este país lleva la firma socialista". En este sentido, ha citado que "el estado del bienestar, los servicios públicos, la conquista de derechos y libertades, el avance de la igualdad, la derrota del terrorismo se ha construido con el esfuerzo de millones de personas, pero se ha construido con gobiernos socialistas y, casi siempre, con los votos en contra de la derecha y con las críticas de los puros".

Entre estos últimos, ha situado al dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, que "se ha pasado toda su trayectoria política criticando esa labor socialista, criticando el esfuerzo de miles y miles de personas para construir el país que hoy tenemos y que ahora parece que se lo quiere apropiar porque cambia de ideología como de camisa en un ejercicio de transformismo sin precedentes".

"Primero era de los de 'abajo' porque, según sus propias palabras, las ideologías eran cosas de trileros que se utilizaban para engañar a la gente. Después decía que los de Izquierda Unida eran 'unos cenizos, que se quedaran con su bandera roja y nos dejen en paz'. Más tarde que la socialdemocracia era 'un espacio del pasado de reformistas cutres'. Pero si les conviene, abraza las ideologías, se alía con la Izquierda Unida de los cenizos y los pitufos cabreados y quiere suplantar a los reformistas cutres", ha remarcado.

En esta línea, ha censurado que a Iglesias "le vale cualquier cosa con tal de conseguir el poder" porque, según ha indicado, "esa es su obsesión y su único objetivo, el poder sin importar para qué".

De este modo, ha planteado que el dirigente de Podemos, al que "ya le conoce todo el mundo", durante la campaña "habla de su preocupación por los que sufren, del rescate ciudadano y de la agenda social", pero "no es más que una cortina de humo" ya que, "en cuanto consigue los votos, se transforma y exige lo que quiere de verdad: el poder".

Por ello, ha recordado, "pidió la vicepresidencia el mando del ejército y la policía, el control de los espías y los medios de comunicación y, para conseguirlo, no le importa ofrecer referéndums de independencia a todo el que levanta la mano". "Se viste de lo que sea para conseguir los votos y, en cuanto los tiene, se quita la piel de cordero y se olvida de la gente de la que tanto habla", ha criticado.

López ha añadido que, "por mucho que se disfracen", los dirigentes de Podemos "no son de izquierdas" porque "la izquierda no vota con la derecha para impedir que haya un gobierno progresista" ni tiene como objetivo "derrotar al Partido Socialista, sino derrotar a la derecha". Por ello, ha considerado que Unidos Podemos "no es una coalición de izquierdas", sino una "coalición de intereses para conseguir el poder".

En este contexto, ha señalado que la campaña electoral que arranca esta noche "es la oportunidad que tenemos para acabar con cuatro años de gobierno de la derecha y con seis meses de bloqueo intransigente de Pablo Iglesias".

En ella, ha agregado, el PSOE es el único partido que "se presenta como la verdadera solución a nuestros problemas" y "personaliza el cambio" que "Pablo Iglesias impidió" tras los comicios de diciembre. "Nos pueden contar milongas, pero lo que hizo fue votar con Mariano Rajoy en contra de un Gobierno liderado por los socialistas", ha afirmado.

En esta línea, ha criticado que ahora "han reeditado la pinza Aznar-Anguita, aunque ahora sea Rajoy-Iglesias, con la única intención de acabar con el Partido Socialista", aunque ha advertido de que "van a obtener el mismo resultado, un fracaso absoluto".

"EL VOTO DE LA DIVISIÓN"

De este modo, ha insistido en que los socialistas "salen a ganar" y van a "conectar con las personas que, de verdad, quieren cambio". "Porque la socialdemocracia no se vende en un catálogo comercial. La socialdemocracia se defiende en las instituciones con los votos, combatiendo las injusticias y la desigualdad, y no utilizando los votos para que siga gobernando la derecha", ha manifestado.

El candidato socialista ha señalado que el PP "lo único que ha hecho ha sido aumentar de manera brutal la desigualdad, hacer amnistías fiscales para que los que más tienen nos roben a todos" y ha dejado "un país en ruinas".

"Mucho milagro económico, pero la deuda es de más del 100% del PIB, el Fondo de Reserva de la Seguridad Social esquilmado, los salarios de los trabajadores en niveles de miseria, mientras los grandes directivos se siguen enriqueciendo, e imponiéndonos repagos en la sanidad y en la justicia, recortando las prestaciones sociales, cargándose las becas", ha añadido. Según ha indicado, su "milagro" ha sido "sembrar sufrimiento y dejarnos un país en condiciones lamentables".

Ante esta situación, ha defendido, "hay una mayoría social enorme que pide cambio, y eso no se puede derrochar con el voto de la división". Tras insistir en que "quien no vote al Partido Socialista votará en contra de que haya en este país un gobierno de progreso", se ha mostrado convencido de que "no solo vamos a ganar a las encuestas, sino que vamos a ganar estas elecciones".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies