Las más de 80 familias de Ondarroa, frustradas al no saber cuándo volverán a sus casas

Ondarroa
DIPUTACION
Actualizado 11/04/2017 19:05:44 CET

El Ayuntamiento sigue a la espera de 5 millones de Diputación y Gobierno vasco para concluir las obras de Kamiñalde

BILBAO, 11 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las más de 80 familias de la calle San Ignazio de Ondarroa que aún no pueden ocupar sus viviendas desde que resultaran afectadas por el desprendimiento de la ladera de Kamiñalde en marzo del pasado año, han mostrado su "enfado y frustración" al desconocer todavía cuándo podrán volver a sus casas, tras 13 meses fueras de ellas.

Así lo pusieron de manifiesto en un encuentro informativo celebrado este pasado lunes en Ondarroa, en el que los responsables municipales detallaron a estas familias la situación de las obras y las necesidades de financiación para que puedan volver a sus casas, según han informado fuentes municipales a Europa Press.

La ladera de Kamiñalde sufrió un desprendimiento, en marzo de 2016, que obligó a desalojar a 176 familias de sus casas, aunque 70 de ellas ya pudieron acceder a sus viviendas el pasado mes de julio. El pasado 7 de octubre pudo volver otro grupo de alrededor de 30 familias y quedan 84 que todavía tendrán que vivir fuera de sus viviendas de la calle San Ignazio.

Aunque en principio se estimaba que la mayoría de ellas podrían regresar a sus casas en el mes de marzo, pasad esa fecha la falta de 5 millones de euros para acabar los trabajos impide saber una fecha aproximada para que se vuelvan a ocupar las casas desalojadas.

"No está concretado cuándo se va a hacer la segunda fase de la obra porque no hay dinero. El Ayuntamiento presentó una propuesta a Gobierno vasco y Diputación vizcaína el pasado 21 de marzo, por la que el Consistorio arreglaría los desperfectos de las casas y las expropiaciones del monte, y Gobierno vasco y Diputación aportarían los 5 millones para las obras de la ladera, pero aún no hemos obtenido respuesta", han indicado las citadas fuentes.

DESPUÉS DE SEMANA SANTA

Por ello, desde el Ayuntamiento se espera recibir comunicación de ambas instituciones después de Semana Santa. Para concluir los trabajos faltan 5 millones de euros, de los cuales 2,3 millones son para terminar obras de "emergencia" y luego poder hacer las de "urgencia", con otros 2,7 millones.

Los trabajos se siguen desarrollando en la ladera de Kamiñalde y hay que hacer un próximo pago, para lo que el Ayuntamiento de Ondarroa ya ha pedido créditos, mientras sigue contactando con las instituciones para recibir más ayudas.

"Los vecinos están muy enfadados, la sensación es que no se sabe cuándo van a volver y no depende de ellos. Sienten frustración y destacan que su vidas han cambiado", han indicado las citadas fuentes, para recordar que el pago del alquiler de sus viviendas provisionales lo siguen pagando entre Alokabide y el Ayuntamiento de Ondarroa, aunque los propietarios sí que deben hacer frente a la hipoteca de un piso del que no disfrutan.

El Ayuntamiento de Ondarroa se ha puesto a disposición de las familias afectadas para informarlas puntualmente de las novedades en torno a su situación y a celebrar cuantos encuentros sean necesarios. Las obras de emergencia no hay peligro de que se paren pero todavía se desconoce si algunos vecinos podrían volver a sus casas escalonadamente o hacerlo todos a la vez una vez concluidos los trabajos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies