Pensionistas de Bizkaia pide que las manifestaciones del 5 y 26 de mayo sean un "órdago" a Rajoy

                               Protesta De Pensionistas Y Jubilados En Bilbao
EUROPA PRESS
Actualizado 23/04/2018 14:23:46 CET

Solicitan a trabajadores en activo, parados y jóvenes que acudan a las marchas para "colapsar" las calles de la capital vizcaína

BILBAO, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Movimiento de Pensionistas de Bizkaia ha pedido este lunes que las manifestaciones convocadas el próximo 5 y 26 de mayo en Bilbao sean un "órdago" al Gobierno de Mariano Rajoy, para lo que han solicitado que acudan también trabajadores en activo, parados y jóvenes para "colapsar" las calles de la capital vizcaína.

Entre gritos de "PNV, mójate", "ni un paso atrás" y "pentsionistak aurrera", cientos de pensionistas se han concentrado un lunes más frente al Ayuntamiento de la capital vizcaína para protestar por la subida del 0,25% en las pensiones.

"No nos van a engañar con la 'zanahoria' de Montoro", han anunciado, en alusión a la subida de la pensiones más bajas del sistema de la Seguridad Social, con carácter retroactivo desde el 1 de enero, entre un 1% y un 3%, dependiendo del tipo y clase de pensión.

También han demandado que en las manifestaciones convocadas para el día 5, cuyo recorrido y horario se conocerá el próximo lunes, y el 26 de mayo "no se quede nadie en casa". "Todo el mundo tiene que asistir para colapsar Bilbao", han añadido.

En este sentido, han hecho un llamamiento para que a estas marchas no sólo acudan pensionistas y jubilados, sino también parados, estudiantes y trabajadores en activo. "Todos seremos un único cuerpo manifestándonos contra las políticas de Rajoy, y tomaremos las calles", han anunciado.

Además, han valorado el hecho de que, "a pesar de sus diferencias y estrategias distintas", las diferentes plataformas de jubilados y pensionistas de Euskadi y Navarra hayan entendido que la "unidad del movimiento" resulta "imprescindible" para "conquistar" sus intereses.

En ese sentido, han afirmado que los retos actuales son, además de mantener las concentraciones semanales de todos los lunes, hacer que las dos manifestaciones del 5 y 26 de mayo sean un "órdago" que haga "retroceder" al Ejecutivo de Mariano Rajoy, sin olvidar las "responsabilidades" que tienen los gobiernos vasco y navarro, a su juicio.

Asimismo, han mantenido que la marcha del 26 de mayo cobra una "gran importancia" porque durante esos días "Rajoy va a intentar aprobar unos Presupuestos que ya sabemos las consecuencias que nos traen".