El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe una exposición centrada en las diversas facetas y los roles femeninos

Actualizado 07/02/2011 17:20:26 CET

BILBAO, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Museo de Bellas Artes de Bilbao exhibe una exposición centrada en las diversas facetas y los roles femeninos durante los tres últimos siglos de la Edad Media. Una muestra de la cara oculta de la mujer medieval, bajo el nombre de "Hay más en ti", que está formada por una serie de 48 piezas artísticas que desvelan una iconografía escondida durante siglos por razones morales y que, tras el paso del tiempo y bajo una exhaustiva investigación, sale a la luz bajo una mirada contemporánea y libre de perjuicios.

A la presentación de la exposición han acudido el director del Museo de Bellas Artes de Bilbao, Javier Viar, la comisaria de la exposición, Corinne Charles y el director de la Fundación BBK, Gorka Martínez.

Peines, espejos, jarrones, libros, tapices como 'La fuente de la juventud', elaborada en lana y seda y cedida por la pinacoteca francesa d'Unterlinden Colmar, arcas de la talla de 'La locura del amar' de madera de ciprés con elementos de haya y álamo con retoques de hierro, entregado por el Museo Louvre de París, forman parte de esta exposición.

Así mismo, se pueden apreciar esculturas de la Virgen María del siglo XV como la prestada por la Ermita Blas de Buriñondo de Bergara en Gipuzkoa, tallada en madera dorada y policromada e incluida en la colección permanente del museo bilbaíno, o el cinturón de castidad fabricado en marfil y acero forrado de terciopelo del Museo nacional francés du Moyen-Age y así hasta llegar a casi el medio centenar de objetos artísticos.

"Hay más en ti" lleva implícito "la traducción de una divisa gala de Luis Brujas, coleccionista flamenco de culto que dedica a su mujer con intención de magnificar la imagen precisamente de ésta y de la mujer en general", ha relatado el director de la Fundación de la BBK, Javier Vias.

Este trabajo, que data de casi diez desde su puesta en marcha, estableció los primeros contactos hasta la asignación de este proyecto de investigación alrededor del año 2005, a la doctora suiza Corinne Charles.

El resultado se compone de seis grandes secciones temáticas que tratan por una parte, de poner al día el conocimiento de temas relevantes y de otra, sorprender al visitante mediante el descubrimiento de objetos que hasta la fecha apenas habían sido examinados.

"La secuencia de objetos que se utilizan para demostrar la tesis que la investigadora Charles ha querido desarrollar, en la mayoría de los casos no es la habitual en una exposición artística", ha dicho Javier Vias.

UN RECORRIDO CON SEIS PARADAS

El modelo femenino más usado en el arte medieval occidental es el de Virgen y madre. Un modelo que, según los expertos, es "contradictorio y difícil de imitar".

"Nos hace ir más allá del estereotipo de la edad media, donde había como dos opciones paralelas a las mujeres. Bien un ser adulado, que estaba en un pedestal, inalcanzable, con el cual no podías tener una relación física o justo todo lo contrario, un ser cargado de todos los defectos, incluidos todos los pecados", ha explicado la comisaria de la exposición, Corinne Charles.

La segunda de las seis paradas gira en torno al matrimonio. La obra que mejor lo describe es "Roman de la Rose" escrita por Guillaume de Lorris la primera parte y por Jean de Meung, la segunda y la variación del amor espiritual de la mujer y la siguiente parte, en la que se constata la misoginia a la que era sometida la mujer y el papel de la mujer en el amor, únicamente como mero objeto sexual.

La belleza de la mujer es clave en este viaje por el medievo. Peines de lujo en madera de boj, los cánones de la estética femenina y los artificios de la seducción, son "indispensables" en este desfile de piezas artísticas.

El imaginario erótico y el mundo de la prostitución es otro de los temas que esta exposición aborda. Placeres carnales mediante objetos y documentos históricos tales como un pergamino con la lista de burdeles de Estrasburgo del siglo XV, una insignia erótica y un cinturón de castidad.

La sociedad medieval "estaba conforme con el ejercicio de la prostitución pero, por otra parte, la esquematizaba diciendo, no pueden ustedes -cortesanas- vestirse de manera que puedan ser confundidas con mujeres honestas, por lo que todo el mundo en la calle tenía que saber que eran prostitutas", ha detallado la doctora Corinne Charles.

El penúltimo y quinto ámbito de la mujer en este tiempo está vinculado al trabajo. Un papel económico en el hogar, en el campo en la ciudad. Es aquí donde se advierten las restricciones a su desarrollo profesional, con prohibiciones como la del ejercicio de la medicina o la de jurisprudencia. "Esta época demuestra el escaso valor intelectual que se concedía a las mujeres por los pocos nombres que trascendieron en el mundo del arte o el de la cultura", ha explicado.

La última parada del recorrido la componen los derechos y poderes de las féminas medievales. A pesar de las desigualdad entre hombres y mujeres, ellas disfrutaban de una protección jurídica.

Por último, el representante de la Fundación BBK, Gorka Martínez - una de las entidades organizadoras junto con Emakunde de esta muestra- ha apuntado que se trata de "una exposición singular y magnífica" que "dará que pensar".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies