Ortuzar dice que el acuerdo con el Gobierno del PP es "bueno para Euskadi" porque "gana" en soberanía y territorialidad

Andoni Ortuzar
PNV
Publicado 14/05/2017 11:08:46CET

Advierte de que la izquierda abertzale tiene que decidir si "se queda esperando a que nos caigamos o influir" en la gestión diaria

BILBAO, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del EBB del PNV, Andoni Ortuzar, afirma que el acuerdo alcanzado por su partido con el Gobierno del PP "es bueno para Euskadi" porque supone que "hemos ganado en soberanía y vamos a ganar en territorialidad", además de en "desarrollo social". Asimismo, señala, ante las críticas que ha recibido este pacto, que el "responsable de que Rajoy esté gobernando" no es su partido, sino la "incapacidad de la izquierda española, la abertzale vasca incluida".

En una entrevista concedida al diario Gara, recogida por Europa Press, el presidente del PNV defiende que el acuerdo alcanzado con el Gobierno de Mariano Rajoy es "bueno para Euskadi", un aspecto que es "la prioridad" de su partido.

Asimismo, señala, en relación a que este acuerdo haya permitido dar estabilidad al Ejecutivo del PP, que, tal y como ha indicado el lehendakari Iñigo Urkullu, "habiendo este Gobierno y sin alternativa a corto plazo, lo lógico es generar un estadio en el que la estabilidad política ayude a una estabilidad económica". "En estos momentos de tantas incertidumbres políticas y económicas en Europa, tener una plataforma de estabilidad para Euskadi nos parece bueno", insiste.

Ortuzar precisa que el PNV no se siente "responsable de que Rajoy esté gobernando", sino que considera que es fruto de la "incapacidad de la izquierda española, la abertzale vasca incluida, que ha sido incapaz de plantar una alternativa". Según explica, "el PNV estuvo en el inicio de las negociaciones de Pedro Sánchez y jugamos honesta y profundamente para que aquello saliera bien" y no fue quien lo "echó al traste".

El líder del PNV asegura que el acuerdo del Cupo no supone "dar compensaciones" y añade que "era la única manera que teníamos en este momento de que se respetara nuestra soberanía y nuestra bilateralidad". "Madrid estaba muy cómodo y podía haber seguido sin acuerdo otros treinta años más", advierte Ortuzar, que reitera que esta negociación "no se ha mezclado" con la de los presupuestos generales, aunque "han coincidido en el tiempo".

No obstante, señala que, "si no había acuerdo en el Cupo, el PNV no iba a negociar nada más". Asimismo, considera que no habrá problemas con el PSOE para aprobar la nueva Ley quinquenal de Cupo.

A su entender, el pacto presupuestario "es bueno para Euskadi en lo material y en lo inmaterial". En relación al primer aspecto, cita "las bondades de liquidar diez años de una dura pelea" con el Estado sobre el Cupo y "darle un horizonte de cinco años más de tranquilidad", así como "despejar las infraestructuras que hay que hacer en los próximos siete años".

En "lo inmaterial", destaca que el acuerdo supone que "hemos ganado en soberanía, que vamos a ganar en territorialidad, en unión física de todas las capitales vascas de Hegoalde y de éstas con Iparralde y Europa para movernos, algo que ahora es una cosa del siglo XIX". También alude a los beneficios "desde un punto de vista de desarrollo social, con las tarifas eléctricas y otras cosas menores como los pasos a nivel".

Tras precisar que las cuentas elaboradas "no son los que hubiéramos hecho nosotros", admite que "el esqueleto del presupuesto hoy es casi el mismo en todas las instituciones", teniendo en cuenta "las pautas socioeconómicas, financieras, reglas de deuda pública" que son "muy parecidas a las que hemos empleado todos los demás".

Asimismo, recuerda que, el día de la firma del acuerdo, ya señaló que era "limitado" y que "nos separaba una sima en otras materias", como los temas de paz y convivencia. No obstante, espera que "estos acuerdos parciales generen confianzas para avanzar en los otros".

Ortuzar insiste en que el PP "debe estar" en la Ponencia de Paz y Convivencia porque "es la única manera en la que pueden defender sus posiciones y escuchar a los demás", si bien opina que "no puede ser que el que no está pretenda que los demás nos paremos".

El presidente del PNV considera, además, que esta legislatura "tiene que ser la del avance en una nueva política penitenciaria" y, aunque reconoce que es "difícil", confía en que "haya concreciones y se materialicen en un cambio". En este sentido, no espera que haya "problemas" con el PSOE, aunque considera que "ahora, en la situación en la que está, nadie va a entrar en un tema sensible".

CONSULTAS DE GURE ESKU DAGO

Por otro lado, asegura que iría a votar si se celebrara en su municipio una de las consultas de la plataforma en favor del derecho a decidir Gure Esku Dago, si bien plantea sus "dudas" sobre su "practicidad política".

"Porque ver pueblos con un 70-80% de voto abertzale, donde no conseguimos pasar el 25% de participación, no sé si fortalece, si hace que la gente crea que estamos en ese proceso o vea que es algo folclórico", reflexiona.

Ortuzar también se refiere a las relaciones de su partido con Sortu que "estaban bien y ahora no sé cómo están" ya que, según admite, "la no-negociación presupuestaria para nosotros ha sido una sorpresa y un balde de agua fría". Según indica, las peticiones de EH Bildu y cómo se formularon hicieron "imposible el acuerdo".

Tras recordar que en Navarra "ha sido posible" alcanzar un acuerdo, considera que "ha habido un cálculo político". "La izquierda abertzale tiene que decidir si se queda esperando a que el PNV se dé el 'plastazo' él solo -y entonces será la alternativa-, o si quiere influir, participar, intervenir en la gestión del día a día. Si está esperando a que nos caigamos, que se siente, porque les va a salir barba", asegura.

NO a la violencia contra las mujeres
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies