PNV defiende el "acuerdo plural y el compromiso compartido" en las instituciones vascas para evitar la "incertidumbre"

Mediavilla
EUROPA PRESS
Publicado 06/06/2015 13:06:24CET

Afirma que, tras el 24-M, en el resto del Estado deben asumir "en tiempo récord la búsqueda de acuerdos entre diferentes"

BILBAO, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El responsable del Área Institucional del PNV, Koldo Mediavilla, ha apostado por la "fórmula contrastada del acuerdo plural, el diálogo y el compromiso compartido" en las instituciones vascas como método para evitar la incertidumbre y un "equilibrio inestable".

En un artículo publicado en su blog, recogido por Europa Press, el dirigente jeltzale destaca que la fragmentación política ha sido una "característica significativa" en Euskadi, lo que ha hecho que no haya prosperado "la fórmula de alternancia mayoritaria o el bipartidismo".

A su juicio, tal característica ha tenido como consecuencia la ausencia de mayorías absolutas en los ámbitos de poder o de "rodillos monocolores que hayan copado el escenario público".

"Gracias a ello, durante decenios se ha tenido que cultivar una cultura del acuerdo, del pacto entre diferentes que ha procurado una sana convivencia entre opciones distintas", valora, para añadir

que "concertación es la palabra clave".

En su opinión, los efectos de esa cultura del acuerdo han sido por lo general positivos para el conjunto de la sociedad vasca y, por ejemplo, "la transparencia ha sido mayor que la habida en gobiernos monocolores".

"De ahí que, pese a que la corrupción sea un mal al que nadie es indemne, Euskadi la haya padecido en mucha menor medida -sideralmente diría yo- que en el Estado. En menor medida y comúnmente en todas las formaciones políticas protagonistas aquí", incide.

Además, remarca que la ausencia de "monopolio político" también ha dejado en Euskadi, una capacidad de diálogo "mayor entre todos", y "pese al efecto devastador del terrorismo, la interlocución entre formaciones políticas es y ha sido amplia".

"Fruto de ese diálogo, han sido posibles acuerdos integradores que han definido un modelo educativo, sanitario, lingüístico, inclusivo que ha perdurado más allá de los gobiernos de turno o de las mayorías y minorías del momento", manifiesta.

Entre los efectos negativos, Mediavilla destaca que la fragmentación partidaria ha tenido como consecuencia directa "la incertidumbre y, en algunos momentos, cierto equilibrio inestable de las instituciones", un riesgo que, a su juicio, ahora debería ser "sorteado en el conjunto de Euskadi con la fórmula contrastada del acuerdo plural, del diálogo y el compromiso compartido".

"Gozar de unas instituciones fuertes que puedan afrontar la oportunidad de superar la crisis económica y recuperar el pulso del crecimiento y el bienestar debe ser la premisa básica sobre la que las formaciones políticas deberán ser capaces de interiorizar", añade.

RESTO DEL ESTADO

Por lo que respecta al resto del Estado, Mediavilla subraya que el 'modelo Euskadi' de acuerdo político tiene en el Estado una situación "antagónica".

"Mayorías absolutas con alternancia bipartidista. Los resultados de tal práctica están a la vista. Un proceso viciado de decisiones unilaterales que, cuando cambia el mandatario son alteradas en sentido contrario. Excesos de poder. Corrupción. Ausencia de diálogo, de autocrítica. Acumulación de conflictos. Crisis de sistema", alerta.

En esta línea, considera que los resultados del 24-M no han acabado con el bipartidismo en España pero, "con la entrada de nuevos partidos en el tablero de juego sí ha roto con una forma de hacer y practicar la política".

"Si en Euskadi hemos estado acostumbrados desde el principio a la búsqueda de acuerdos entre diferentes, en España deberán aprender a asumirlo en tiempo récord. Y su cultura política, visto el caos que se nos ha presentado en días pasados, no parece estar aún a la altura de las circunstancias", finaliza.