PNV defiende reformar la Constitución para incluir la realidad vasca y PSE abordar los "achaques" de la Carta Magna

Publicado 06/12/2014 11:18:01CET

El PP cree que Sánchez evidencia "poca talla política" por la forma de plantear su propuesta y EH Bildu dice que viene "tarde y mal"

BILBAO, 6 Dic. (EUROPA PRESS) -

El PNV ha afirmado que no se niega a una reforma de la Constitución pero que deberá contemplar las realidades nacionales vascas y catalana, mientras que el PSE-EE ha lamentado que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, haya dado "un portazo" a la propuesta del PSOE de reforma de la Constitución, que está aquejada de "achaques". Por su parte, el PP cree que la forma de plantear esa reforma por parte de líder socialista Pedro Sánchez evidencia "poca talla política" y EH Bildu cree que la propuesta viene "tarde y mal".

De esta manera, se han referido, en declaraciones a Radio Euskadi, a la celebración del Día de la Constitución y a la propuesta del líder del PSOE, Pedro Sánchez, de crear una subcomisión de estudio sobre la reforma de la Constitución.

El portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, ha señalado que solo se "conoce el envoltorio" de la propuesta del PSOE y se habla de "igualdad" de derechos de los ciudadanos y "singularidad" pero "sin terminar de dibujar el modelo que pretenden mostrarnos".

A su juicio, por lo que han podido conocer "de primera mano" de las reuniones mantenidas entre Pedro Sánchez y representantes jeltzales en Madrid, existe una posición que no es "cerrada" pero "tampoco nada concreta".

Egibar ha afirmado que su partido no se niega a una reforma de la Constitución y, si se emprende, trasladaría la necesidad de introducir el concepto del derecho de autodeterminación, tal y como ya plantearon cuando el PP y PSOE reformaron la Constitución.

"Que se admitieran nuevos sujetos políticos porque no hay que inventárselos, existen en la realidad política española, la realidad nacional catalana o la realidad nacional vasca y que esos sujetos políticos tengan incorporado el derecho a decidir para que, libre y democráticamente, la ciudadanía decida qué régimen quiere con el pueblo español", ha agregado.

Egibar, que ha defendido que quiere la independencia y ha reiterado que la realidad económica española "lastra" a Euskadi, ha asegurado que ese sería el "desiderátum" del PNV y, si esa subcomisión se constituyera, su partido expondría que se debe contemplar la realidad nacional catalana y vasca en la reforma de la Constitución.

Ha criticado que la Constitución, "su interpretación y lo que ha sido su aplicación", se ha presentado como un "tótem inmutable, adorado e idolatrado" que ha basado más su pauta de actuación "en lo restrictivo más que en lo expansivo". "Además ha tenido como intérprete a un Tribunal Constitucional que ha aplicado una ideología de Estado", ha denunciado.

A su juicio, la Carta Magna, en vez de ser una "llave de apertura" se ha presentado como "una llave de cierre" y ha advertido de que "lejos de solucionar" la Constitución y su modificación se ha convertido "en problema y es porque no ha desarrollado sus potencialidades". En esta línea, ha advertido de que la "ley de leyes" debe servir para regular la convivencia "no para limitarla".

"LA PROPUESTA VIENE TARDE Y MAL"

Por su parte, el parlamentario de EH Bildu, Dani Maeztu, ha afirmado que la propuesta del PSOE para reformar la Constitución viene "tarde y mal" y cree que es un intento de los socialistas de "centrarse" dentro de los debates que se están dando, sobre todo, en Cataluña y Euskadi, pero ha indicado que "ese tren se le ha pasado y el PSOE no quiso subirse".

En este sentido, ha afirmado que no se entiende ni en Cataluña ni en Euskadi que ahora quieran hacer este "supuesto gesto" para introducir un modelo federal.

Maeztu ha denunciado que la Constitución es un "traje" que en 1978 nació "viejo y hecho a medida de una élite económica, militar y eclesiástica que quería amoldarse a unos nuevos tiempos sin ruptura democrática". "El traje, 36 años después, ha quedado obsoleto y es tiempo de que quede en el armario", ha añadido.

Por su parte, el dirigente del PSE-EE José Antonio Pastor ha indicado que el PSOE quiere hacer una "gran propuesta de reforma constitucional" y quiere hablar de "blindar" las competencias de las comunidades, de respetar las singularidades históricas de algunas comunidades y de otros temas como "blindar" los derechos sociales en la Constitución, las políticas de igualdad y de no discriminación, la sanidad pública, las pensiones.

El dirigente del PSE ha señalado que su propuesta es "abierta" y ha calificado de "error de bulto" que Rajoy parece que le "haya dado portazo vía telefónica". Ha criticado que no quiera entrar en este debate, sobre todo, en el actual momento de "crisis y de zozobra", en el que "todo está en cuestión", también la articulación territorial.

"No hay que ponerse la venda delante de los ojos, hay que abordar el tema con valentía, con responsabilidad y sentido común", ha añadido.

Pastor ha indicado que la Constitución ha sido un instrumento de "éxito", pero hay que reconocer que tiene "achaques", fallos, errores y mejoras que se pueden poner en marcha".

Además, ha lamentado que PNV y EH Bildu hagan una "mirada en negro" de la Carta Magna y ha valorado el que la Constitución es "el instrumento legal que ha permitido tener el período más largo en democracia que hemos tenido jamás". "Aunque solo se fuera por eso se le debía dar una nota positiva", ha manifestado.

"POCA TALLA POLÍTICA"

Por su parte, el portavoz parlamentario del PP, Borja Sémper, cree que el PSOE se "equivoca" al presentar esta propuesta como lo hace "a través de golpe de subcomisión política", lo que evidencia "poca talla política".

El dirigente del PP ha destacado que "objetivamente" existen necesidades de "modernización y de reforma" de la Constitución. A su juicio, hay que mejorar determinadas herramientas e "hincarle el diente" al modelo territorial, además de analizar la financiación del Estado o modernizar el Senado.

Sin embargo, cree que no se puede plantear esta cuestión "a golpe de iniciativa particular", sino que se debe hablar "primero" en otros foros, "trabajar mucho", buscar "complicidades, dejar pelos en la gatera y después avanzar" y crear las subcomisiones.

"Me gustaría que abrir esos melones nos llevara a algún sitio positivo, no a más líos y más distanciamientos y rupturas", ha apuntado. Por otra parte, ha indicado que PNV y Bildu no quieren reformar la Constitución, sino que quieren "cargarse" la Constitución y" salirse de España".

Sémper ha defendido este instrumento "fundamental" y ha indicado que "no hay más que mirar donde estaba España hace 36 años o Euskadi", las instituciones que teníamos o "cuál era nuestro régimen de libertades y cuál es hoy".

SOCIOMETRO

Por otra parte, ante los resultados del sociómetro, con un 35% de vascos que apoya la independencia, Egibar ha añadido que a ese porcentaje hay que el 20% que dice que la apoyaría según "en qué condiciones". A su juicio, ha lamentado que ese "sentir de los vascos" luego no se pueda materializar en una consulta porque "se niega y se prohíbe".

Maeztu ha indicado que es "importante" que la independencia se sitúe en el "punto más alto" de apoyo, sobre todo, para que "tomen nota" los que dicen que estos debates "no interesan" y los que defienden la "supuesta comodidad del paraguas del autogobierno".

Por su parte, Pastor ha indicado la encuesta es una "contraprogramación" del Gobierno vasco ante la festividad de la Constitución y ha señalado que hay que tener en cuenta otros datos como el hecho de que cúando se pregunta por el modelo territorial la mayoría apuesta por una articulación territorial "sensata" donde "se pueda convivir".

El dirigente del PP cree que "desmonta muchos mitos" porque "solo" un 35% se decante por la independencia en una encuesta que "no tiene trascendencia porque decir que eres independentista no te va a suponer un riesgo y es fácil decirlo".